“Soy el que es nadie, el que no fue una espada
en la guerra. Soy eco, olvido, nada.”


JORGE LUIS BORGES

lunes, 3 de mayo de 2010

En mi tierra no hay trenes

Rain, Steam and Speed - The Great Western Railway, 1844 - J. M. W. TURNER

En mi tierra no hay trenes
que serpenteen los caminos
y vayan dejando en el aire
una estela de recuerdos
enredados en el revoloteo
de una bandada de pájaros
que surquen los cuatro vientos.

En mi tierra no hay trenes
que transporten el presente
hasta los confines del espacio
donde crecen las amapolas
en los amarillos campos de trigo
mientras nosotros sentado
abrimos la puerta del futuro.

En mi tierra no hay trenes
que acarreen el agua
por las acequias de la sangre,
ni la tierra indeleble
por los atajos de la piel,
ni el fuego alado
por los surcos de los labios.

En mi tierra no hay trenes
que queden en vía muerta
y dejen pasar la vida
como quien mira detrás
de grandes ventanales
y espera a que germinen
los deseados girasoles.

En mi tierra no hay trenes
que circunden la costa al amanecer
y se empapen con la maresía*
del impetuoso Atlántico
cuando yo atravieso en la noche
los malpaíses* en busca de los surtidores
de lava que nacen en el horizonte.


*Maresía: En Canarias, aire cargado de humedad del mar en las zonas cercanas a la costa.
*Malpaís: Terreno formado por el enfriamiento de lavas viscosas y de aspecto muy rugoso.

15 comentarios:

  1. sinceramente creo
    que quedan pocos trenes
    en la tierra de nadie.

    impecable como siempre noray.
    eres inmenso como los grandes maestros.

    te abrazo.

    ResponderEliminar
  2. En tu tierra no hay trenes, pero hay un alma estallando de poesía.

    Me quedo sumergida en tus palabras, y siento una extraña melancolía.


    Un beso poeta.



    M.

    ResponderEliminar
  3. Pues...
    tu bien que te subiste al tren de la buena poesia...

    Excelente maestro...

    Abrazos Noray

    ResponderEliminar
  4. Siempre es grato leerte.
    Que tu tren de poesía siga transitando.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  5. ay!! que evocativos poema ,cuanto romanticismo en esos rieles y en esos coches

    siempre me ha gustado viajar en tren, lástima que la modernidad por estas latitudes ,nos despoje de ese placer

    besitos

    ResponderEliminar
  6. eres de tierra de muelles y barcos, y pequeños aeropuertos donde volar siempre lejos...abrazos.

    ResponderEliminar
  7. Pero que precioso. Sobre todo el último párafo
    Tengo que ir a Canarias. Mi hijo quedó maravillado.Un abrazo

    ResponderEliminar
  8. en tu tierra no hay trenes, ni vías muertas
    en tu tierra hay mar y brisas
    hay fuego, hay tierra
    hay barcos y playas...
    hay sentimiento, hay poesía
    y estás tú: Noray, amigo

    besos

    ResponderEliminar
  9. Tu mirada y tu voz poética no necesitan trenes, puedes crearlos cuando quieras. Precioso Noray.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. En tus poemas hay trenes que nos deleitan con el sentimiento, la pasión, y el traqueteo de tu corazón.

    Bellísimo.

    Un saludo,

    ResponderEliminar
  11. Nostálgico y precioso. esos trenes que transportan la felicidad en sus entrañas.
    Abrazos!

    ResponderEliminar
  12. No hay caminos de hierro, los hay de agua y viento.

    Un abrazo poeta.

    ResponderEliminar
  13. Esos trenes se subtituyen con la palabra, que suele volar más alto, correr más rápido, y transportar miles de infrahistorias a cientos de pupilas sedientas...

    Un abrazo
    Marian

    ResponderEliminar
  14. Preciosa poesía, me produce tantas sensaciones leerla y ya lo he hecho tres veces. Es amplio el concepto, la idea, la imaginación que se abre con ese tren que no está presente. La vida, la tierra, mi tierra, esas vías y paisajes externos e internos, los viajes a otros lugares y los propios, a veces olvidados, llenos de recuerdos en otros, en fin. Un poema maravilloso.

    Mis saludos Noray,

    Anouna

    ResponderEliminar
  15. Es un canto triste. ¿O complaciente? Una tierra sin trenes es una tierra cerrada. Los raíles son la mejor metáfora de la libertad. Aunque también pueden ser la metáfora de la ausencia...
    Creo que ya lo hablamos. La isla...

    Besos.
    Laura

    ResponderEliminar

Inexorablemente, dos somos infinitamente más que uno.