“Soy el que es nadie, el que no fue una espada
en la guerra. Soy eco, olvido, nada.”


JORGE LUIS BORGES

lunes, 31 de agosto de 2009

Rueda el alba

In the blue, 1925 - WASSILY KANDINSKY

El alba rueda
en el sol del mediodía
cuando las eternas horas
lloran lágrimas de plata
y en los jardines solitarios
de rosas y jazmines
habita una luna enamorada
que oculta su luz
sobre una marea de palabras.

Rueda el alba
y cae por las laderas de la piel,
haciendo círculos de espumas
en los nervios del silencio
con un gesto indolente
que revienta las huellas
de todas las memorias
en la densa penumbra.

El alba rueda
en las llamas incandescentes
que nacen en las lentes
de este bosque de melancolía,
como si el sudor del tiempo
temblara en la espalda
y se convirtiera en el latido
triste e inmóvil de este infierno.

8 comentarios:

  1. Noray:
    La primera estrofa es grande, amigo mío.
    "hAbita una luna enamorada / que oculta su luz / sobre una marea de palabras"

    ResponderEliminar
  2. el alba
    otorga
    un nuevo nombre
    a nuestra oscuridad

    un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Que hermoso, que fútil este ambiente… me encanta, se consume la fibra de mi alma, pues tus palabras me dejan a desnudo.

    Te felicito, hace tiempo que no pasaba.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Que hermoso sentir la rueda del alba en tus versos.. poeta..

    Bella pintura de Kandisnsky

    Saludos fraternos
    Un abrazo

    Que tengas una semana extraordinaria

    ResponderEliminar
  5. hola! he regresado
    lo puedes checar..
    un abrazo!

    ResponderEliminar
  6. Precioso como viene siendo habitual en tus versos, tu palabras que se enrredan en ese eterno alba...

    ResponderEliminar
  7. Que la oscuridad se ilumine
    con la suave luz del alba.

    Me alegra ver el hermoso
    colorido de Kandinsky
    en tu página.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  8. Este poema tiene una fuerza que se agranda con Merce de fondo. Me ha gustado especialmente las palabras usadas en la composición.
    Abrazo.

    ResponderEliminar

Inexorablemente, dos somos infinitamente más que uno.