“Soy el que es nadie, el que no fue una espada
en la guerra. Soy eco, olvido, nada.”


JORGE LUIS BORGES

lunes, 22 de junio de 2009

Tu carne de marfil


Mar de lirios, SOLEDAD FERNÁNDEZ

El sol de la madrugada
abrasa las lágrimas
de estos lirios azules
que acaban de nacer,
requemando los estambres
y las desangradas corolas
sobre un lecho de cenizas.

Mi tierra se quiebra
hasta abrirse en surcos,
que exudan sin pausa
todo el inmenso dolor
generado en el vientre
profundo y oscuro
de tu carne de marfil.

10 comentarios:

  1. Que belleza...

    de poema y de cuadro.

    Abrazos amigo Noray...

    ResponderEliminar
  2. Encierra un mundo de sensaciones calladas... o así lo percibo. Bello. Saludos.

    ResponderEliminar
  3. La carne de marfil, ni se compra ni se vende, solamente se entrega.

    Saludos amigo Noray.

    ResponderEliminar
  4. Bello, muy bello, querido amigo. La expresión de los deseos es formidable. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Bello cuadro el que transmiten las palabras.
    Beso de lunes para ti.
    BACI, STEKI.

    ResponderEliminar
  6. Carne de márfil qué excelencia! realmente una metáfora preciosa, pero sobre todo exquisita...

    ResponderEliminar
  7. Noray, vengo a saborear esta inmensidad de lirios decorados con el marfil de tus palabras.

    Un beso.

    PD,- No te asustes si vas a mi blog y lo encuentras cerrado, lo hice para unirme en solidaridad por unos amigos.

    ResponderEliminar
  8. abraza las lagrimas como el tiempo que nos persigue de siglos..

    un abrazo poeta..

    excelente como siempre
    saludos fraternos

    ResponderEliminar
  9. Triste la visión del sol que amanece sobre los lirios.
    También es triste el dolor que reseca nuestra tierra desde el vientre oscuro y profundo de una carne de marfil.
    Los caminos del deseo son a menudo inescrutables.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. El sol cuando amanece quema sentimientos nacidos como los lirios del valle, pero deja esperanza.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Inexorablemente, dos somos infinitamente más que uno.