“Soy el que es nadie, el que no fue una espada
en la guerra. Soy eco, olvido, nada.”


JORGE LUIS BORGES

sábado, 20 de junio de 2009

Requiem para un hombre con minúsculas (A Vicente Ferrer)

Mural Vicente Ferrer en Anantapur

"No quiero que me recuerden 
cuando muera, que me dejen en paz...
allí volveré a hacer otra Fundación Vicente Ferrer"

VICENTE FERRER

Ha muerto en silencio
en la ciudad del infinito,
en la ciudad de la esperanza,
ha muerto en silencio
en Anantapur.

Nunca hizo falta más palabra
que la acción justa y certera 
cargada de la luz de la razón
para erradicar la pobreza
de los olvidados del planeta.

Ha muerto el hombre,
escrito con letras minúsculas
porque nunca codició oropeles
y siempre pasó desapercibido
entre la grandeza de su obra.

Hoy hace calor en Anantapur,
un calor sofocante y eterno
que recuerda las enormes piras
en las que se inmolan cada día
los muertos de la India.

Murió el hombre sencillo,
el que nunca pretendió más premio
que su trabajo por los demás,
aún cuando en sus manos
tuvo las llaves de su propio éxito.

Sí, en Andhra Pradesh murió su cuerpo,
Vicente Ferrer ha muerto en silencio,
pero jamás podrá morir en mi interior
ni su pensamiento ni su amor
a cambio de nada.

13 comentarios:

  1. Muy sentidos versos para un personaje único..

    Excelente.. Poeta

    saludos fraternos
    un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Noray no conocía a Ferrer, tras leer tu hermosa poesía me fuí a buscarlo, a saber de él.
    Un hallazgo doble en este día, tus versos y su obra.

    ResponderEliminar
  3. Un emocionado y merecido homenaje a V.Ferrer, un gran hombre y mejor persona por su humildad, por su sencillez, por su bondad, por su trabajo en favor de los más necesitados. Tardará este mundo, y tardará mucho en parir otra persona como él.
    En Anantapur dejó su alma y su vida, pero también dejo sembrada una semilla que ha ido dando muchos y buenos frutos durante tantos años y los seguirá dando con todos los que allí continúan su fundación.
    Su alma ya descansaba en paz mucho antes de dejar este mundo, cada vez que se dejaba la piel por los más pobres de la tierra.

    Un abrazo solidario, Noray.

    ResponderEliminar
  4. De profeción, hombre bueno.
    De corazón, hombres de los que se le quedan pequeño el pecho.

    Saludos y un abrazo!

    ResponderEliminar
  5. Ha muerto un verdadero cristiano!!!
    un fuerte abrazo Noray

    ResponderEliminar
  6. La humanidad ha perdido una de sus partes más auténticas. Hay muy pocas personas como Vicente Ferrer. Y lo peor es que donde menos las hay es donde más debería haberlas. Su ejemplo debería roborizar a más de uno que presume de humanidad, de caridad y de trabajo por el pobre y se corona con esa presunción.

    Ha muerto un hombre que es un ejemplo para todos, pero, sobre todo, debería serlo para la curia vaticana.

    Laura

    ResponderEliminar
  7. Un fuerte abrazo Noray, emocionado...

    MentesSueltas

    ResponderEliminar
  8. Sin cuerpo... pero con CAUSA.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  9. Saludos Noray. Muchas gracias por unirte al kipu y por dejar el poema allí, qué hermoso y qué orgullo que esté también en mi humilde rinconcito. Merecido homenaje le haces, y además, profundo. Su vida fue su mensaje, todo un ejemplo a seguir, aunque sea un poquito, que el abarcaba toda la magnitud de lo que es un Ser Humano. Que tangas un buen día.

    ResponderEliminar
  10. Me alegra encontrar este post.
    Siempre he admirado a personas así, tanto y tan en silencio.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  11. Murió el hombre sencillo,
    el que nunca pretendió más premio
    que su trabajo por los demás


    creo que con esos versos Vicente Ferrer se sentiría más que feliz, por ser simplemente el sentir de un corazón... diría que esa fue su máxima, dejarse llevar por su corazón.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  12. Bello homeaje, Noray.
    Como decía El Maestro: "por sus obras los conoceréis".
    Un abrazo y feliz domingo.

    ResponderEliminar
  13. Hola mi querido Noray:

    Lamentable su pérdida pero como tu mismo lo has escrito Poeta, "...ha muerto su cuerpo..."
    Su esencia queda y si acaso se va, es para poder continuar...

    un beso querido Noray y te espero por mi nuevo mundo de Axiomas y Utopias, un abrazo!

    ResponderEliminar

Inexorablemente, dos somos infinitamente más que uno.