“Soy el que es nadie, el que no fue una espada
en la guerra. Soy eco, olvido, nada.”


JORGE LUIS BORGES

sábado, 23 de mayo de 2009

Nido de tormentas

Leda and the swan, 1928 - JERZY HULEWICZ

Busco respuestas
en las aristas de tu cuerpo,
sin llegar a comprender
que tu cuerpo
es ya mi propio cuerpo,
y en lugar de palabras
sólo encuentro silencios.

Mi abrumada razón
es un nido de tormentas
que acecha amenazante
cuando los poros de mi piel
parecen ya helados,
desiertos y olvidados,
sin sentido, casi muertos.

Sólo el aliento húmedo
de tus alas al viento
hará posible esta noche
que en el oscuro vacío
de mi perdida mirada
ardan de nuevo
estrellas de plata.

21 comentarios:

  1. Me vas a disculpar Noray, mi blog no actualizaba mis entradas y estuve paralizado durante 3 días por el nerviosismo, ahora ya puedo hacer mis lecturas.

    Todos buscamos respuestas en las aristas de otros, y cuando nos damos cuenta nuestro cuerpo ya ha absorbido esas respuestas y las preguntas son otras. Espléndido, como ya es habitual...en ti. Un abrazo!

    ResponderEliminar
  2. Me gustan las aristas y los lunares. Y la Fontana que veo en la foto de la izquierda.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Nunca dejamos de buscar. Es parte de nuestra propia supervivencia. A veces emocional…

    Un abrazo amigo

    ResponderEliminar
  4. Me ha encantado tu forma de buscar respuestas, pero ya te has dado cuenta que son solo un mismo cuerpo. El silencio es parte de ello.

    Un cariñoso abrazo.

    Benjamin)

    ResponderEliminar
  5. Hola Noray:
    Aquí me tienes disfrutando de la belleza de tu arte poético. Tus palabras desgarradas no dejan de ser bellas y bien hiladas y eso se agradece por el disfrute que propicias. Un abrazo:
    Tadeo

    ResponderEliminar
  6. Nooooo, ¿que has hecho?
    No me gustan nada las páginas en negro, tu blog anterior era divino.
    Aqui las letras casi ni se ven, por favor Noray no cometas este error, ¡por favor!

    ResponderEliminar
  7. Uff, llegó la luz, jejeje que bien.
    Vuelve por favor a poner tu comentario en mi blog, puse un enlace mal y he tenido que borrar (no entiendo lo que hice)

    ResponderEliminar
  8. "Cuando dos cuerpos
    fueron uno
    siempre habrán
    brasas presto
    a reavivarse"

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Buscas respuestas a algo que ya sabes...difícil no encotrar el silencio.

    un beso Noray

    ResponderEliminar
  10. Saldré a la noche azul y buscaré en el cielo esas estrellas de plata. Feliz sábado, amigo poeta. Gracias por seguir marcándome el camino. Hasta pronto.

    ResponderEliminar
  11. Que final impecable...

    sin palabras.

    te admiro.

    muak

    ResponderEliminar
  12. Hola amigo !!!

    muy linda esta poesía, pero disculpa que no me queda claro de quién es, si es tuya es bueno aclararlo,
    la verdad que es muy buena,
    yo por lo general dejo a mis amigos una poesía del escritor que tengo en mi blog en el momento, te dejo una de Ismael Enrique Arciniegas,
    bueno amigo un abrazo grande del otro lado del Atlantico. que estés bien !!!

    DELIRIUM TREMENS :

    Llegaron mis amigos de colegio
    Y absortos vieron mi cadáver frío;
    «¡Pobre!» exclamaron, y salieron todos...
    Ninguno de ellos un adiós me dijo.

    Todos me abandonaron. En silencio
    Fui conducido al último recinto;
    Ninguno dio un suspiro al que partía,
    Ninguno al cementerio fue conmigo.

    ¡Cerró el sepulturero mi sepulcro...
    Me quejé, tuve miedo y sentí frío,
    Y gritar quise en mi cruel angustia,
    Pero en los labios espiró mi grito!

    El aire me faltaba, y luché en vano
    Por destrozar mi féretro sombrío.
    Y en tanto.., los gusanos devoraban,
    Cual suntuoso festín, mis miembros rígidos.

    ¡Oh mi amor! dije al fin, ¿y me abandonas?
    Pero al llegar su voz a mis oídos
    Sentí latir el corazón de nuevo,
    Y volví al triste mundo de los vivos.

    Me alcé y abrí los ojos. ¡Cómo hervían
    Las copas de licor sobre los libros!
    El cuarto daba vueltas, y dichosos
    Bebían y cantaban mis amigos.

    Ismael Enrique Arciniegas / Colombia
    (1865 -1938)

    ResponderEliminar
  13. Todos buscamos respuestas pero no todos se dan cuenta de que buscarlas en aquellos con quienes nos identificamos significa buscarlas en nuestro propia ausencia de respuestas.
    O sea en nuestro silencio.
    Quizás unas alas al viento...

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  14. La música, las imágenes y leerte... todo placer al entrar a tu blog. Gracias... me mimaste el alma.

    Un abrazo.

    Visitame en mi espacio, será maravilloso recibirte.

    Permiso, dejo una invitación.

    Hace tu propio programa de radio gratis!

    Si, como el titulo lo dice, podes hacer tu propio programa gratis desde tu casa!!!!! Es muy simple, nosotros te pasamos los soft y te prestamos asistencia técnica para que hagas tu programa online.
    Comunícate y escuchá los programas que están online en www.data54.net

    lenny@data54.net

    under@data54.net

    ResponderEliminar
  15. Tres estrofas llenas de intensas emociones.
    Me ha gustado... mucho.

    Mis felicitaciones, amigo.

    ResponderEliminar
  16. "Mi abrumada razón

    es un nido de tormentas

    que acecha amenazante"


    La mitad de las veces la razón, nos hace que vivamos solo al 90%. Amigo la razón es una perra!

    Saludos

    ResponderEliminar
  17. Ufff, menos mal que has vuelto a cambiarla a la pagina tradicional, te leo todos los días y al verla en negro me chocó bastante.

    Muchas gracias por darme cada día un motivo para empezar la jornada.

    ResponderEliminar
  18. Has conseguido un tono muy sensual e interesante. Felicidades, lo haces genial.

    ResponderEliminar
  19. Espero que al final de esa noche.. o al inicio del dia... encuentres eso que del otro siempre se espera... y a veces no llega!!!
    Tu me has llegado como siempre, con tus magnificos escritos, que son ademas realidades ...
    Besos de Domingo cielo, aca tempranito en Bs AS!!

    ResponderEliminar
  20. Andas volando alto y muy enamorado, poeta. Excelente!!!!!

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  21. Silencio y derrota de dos cuerpos convertidos en uno...¿monotonía que la razón no entiende? Sí, que vuelva la humedad a poner la luz en su sitio..., será el remanso de paz en el intrincado camino del pensamiento.
    Precioso ese brillo de estrellas de plata en tu mirada.

    ResponderEliminar

Inexorablemente, dos somos infinitamente más que uno.