“Soy el que es nadie, el que no fue una espada
en la guerra. Soy eco, olvido, nada.”


JORGE LUIS BORGES

domingo, 24 de mayo de 2009

La primera orquídea

Orquídea IV La Noche, 1999 - EDUARDO NARANJO


Sigo aquí,
subiendo el mes de mayo
cubierto de flores
y cicatrizando las heridas
de mis últimos abrazos.

La esfera de la luna
cabe en mi retina
y refleja en tus labios
la primera orquídea
que todavía no he cortado.

Sigo aquí,
calcinándome en la primavera
de esta noche ardiente,
bajo este carrusel
de infinitas estrellas.

Tu cintura de azucena
se deshace entre mis manos
y me reflejo como un relámpago,
apenas nacido al alba,
en el espejo de tu mirada.

Sigo aquí,
vaciándome en las fuentes
de tu febril océano
hasta que llegue para siempre
el primer día de la eternidad.

11 comentarios:

  1. Me quedo sin palabras...
    Tu destreza para implicar la soledad con esa sensaciòn de amor perenne me apabulla.
    Sigue allì, haz que la orquìdea dibuje el mejor paisaje que dibuje su figura y crece donde florece el silencio, amigo Noray.
    Una belleza de poema en mi mañana frìa y lluviosa del sur.
    Mi abrazo

    ResponderEliminar
  2. El primer día de la eternidad.. precioso poeta como siempre

    un placer inmenso leerte

    saludos fraternos
    un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Preciosos versos. La permanencia en la ausencia... y la espera absoluta para el que ama.

    No importa calcinarse en la primavera. Amar, a veces, comporta la propia destrucción.

    ¡Pero es tan intenso!

    Un beso, poeta.


    Soledad.

    ResponderEliminar
  4. sencillamente precioso, como siempre
    un saludo

    ResponderEliminar
  5. aquí
    subiendo el mes de mayo
    en escaleras de flores

    asiendo las lunas
    que descansan ya
    en los ojos
    en mis manos




    - la eternidad, en la palma de tu mano


    un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Paso lento, mimetizando el entorno, transformando a cada paso los abrazos rotos..., y gozando el presente, en un deseo increible que es tu primer día de la eternidad. Precioso, Noray

    ResponderEliminar
  7. La primera orquídea..tal vez la cortarás o tal vez no..pero pensando y deleitántote en el deseo calcinado..cuanto quema eh?? mereció la pena.

    Fascinantes versos, acompañados por un Eduardo Naranjo que lo transmite todo..

    ResponderEliminar
  8. Aquí, clavada en el tramo final de un mayo encendido de colores, me recreo en tu poesía que luce como la más preciosa orquídea de un jardín soñado.

    ResponderEliminar
  9. La eternidad de tu amor, cielo, ya ha llegado....no lo ves????.....Si se deshace entre tus manos su cintura de azucena.....que lindo....queenamorado te siento NORAY....no sé si estaré en lo cierto, que más da, pero te siento con el amor entre tus dedos de poeta....

    MIL BESOS

    ResponderEliminar
  10. Como ya nos tienes acostumbrados...simplemente precioso.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  11. La orquídea es la más bonita de las flores pero quizá la que tiene una vida más breve. Tu poesía va a prolongar su vida, quizás para siempre. Muy bonito poema.

    ResponderEliminar

Inexorablemente, dos somos infinitamente más que uno.