“Soy el que es nadie, el que no fue una espada
en la guerra. Soy eco, olvido, nada.”


JORGE LUIS BORGES

sábado, 11 de abril de 2009

No hay más infinito

Finis gloriae mundi, 1672 - JUAN DE VALDÉS LEAL

No hay más infinito
que el pozo
de mi silencio
clavado en el vértice
de tu sexo desnudo.

No hay más infinito
que la luz
de la palabra
en la mirada
del silencio eterno.

10 comentarios:

  1. Y siguiendo con los silencios eternos...
    Que oscuros se ven... pero que claros en tus versos!!!
    Te beso nuevamente, a ti y a tu manos de poeta!!!

    ResponderEliminar
  2. en el contacto

    de ese vértice

    con el sexo desnudo

    descansa un infinito

    capaz de desafiar

    el abismo más profundo


    una imagen bellísima

    para un excelente poema


    mi abrazo

    ResponderEliminar
  3. Me gusta el silencio, su sonido es diferente al reto de los sonidos, me detiene y me calma....

    Es un sonido que trasciende a las palabras y todo lo calla...

    Gracias y besos en SILENCIO

    ResponderEliminar
  4. Excelente poeta, eso es mas que el infinito..

    un abrazo siempre solidarios..

    saludos fraternos poeta.

    ResponderEliminar
  5. Hola, Noray:

    Maravillosos versos llenos de luz.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  6. Hay silencios infinitos, eternos, que cuando penetran el la cueva de los deseos, se convierten en jadeos tragados...

    ResponderEliminar
  7. In beso infinito para ti, mi querido poeta.
    Bellos tus versos, bella la imagen.
    Feliz Pascua para ti.
    BACI, STEKI.

    ResponderEliminar
  8. Hoy, lo siento, amigo, no me han calado tus versos como en otras ocasiones; debo estar un poco raro.

    Un abrazo y hasta el próximo.

    ResponderEliminar
  9. Silencios que nos llenan el alma...porque hablan por si solos sin decir ni una palabra..

    Gracias por ese trocito de canción que dejaste en mi blog..

    Besitos

    ResponderEliminar
  10. cómo puedes conseguir tanto
    con tan poco.......
    me estremeces.

    eres inmenso noray.

    te abrazo.

    ResponderEliminar

Inexorablemente, dos somos infinitamente más que uno.