“Soy el que es nadie, el que no fue una espada
en la guerra. Soy eco, olvido, nada.”


JORGE LUIS BORGES

viernes, 10 de abril de 2009

Crucifixión


Tres estudios para una Crucifixión, 1962 - FRANCIS BACON

Somos tantos
y estamos tan solos,
es tan solitaria nuestra alma,
y es tan profundo nuestro silencio
entre los millones de palabras,
que se pronuncian en el planeta a diario,
que no hallo más diccionario
ni lenguaje más preciso que los versos
de este poema.

Somos tantos
y estamos tan solos
en nuestra crucifixión,
tan solos en la muerte
dentro de este frío sepulcro,
que la eternidad del tiempo
siempre la conjugamos
en pasado.

18 comentarios:

  1. Quiero el Vía Crucis perpetuo de tus versos,
    la pasión de tus palabras,
    el luto de tu silencio...

    Eres la mejor Semana Santa.

    ResponderEliminar
  2. Desgarradores, tus versos.
    Abrazos (cálidos).

    ResponderEliminar
  3. Siempre en pasado conjugamos el verbo crucificado hecho poesía . por tus manos, poeta..

    un gusto leerte siempre.
    un abrazo
    que tengas un excelente fin de semana

    ResponderEliminar
  4. tantos y tan solos

    tantas palabras y ninguna que haga frente a los silencios...

    cuando la eternidad se hace ya pasado, queda su recuerdo entre las líneas de tus versos

    soberbia crucifixión, amigo mío

    ... un abrazo...

    ResponderEliminar
  5. impresionantes verso
    con dejo de reflexión personal
    la soledad y la individualidad hoy se han conjugado

    FELICITACIONES POETA!!!

    otro abracito de sol

    ResponderEliminar
  6. Este poema entre Bacon y Leighton, me mató, son dos de mis amores, y sol de Junio ¡qué belleza de cuadro. Sabes que la flor que se ve en el cuadro es una adelfa?, son mortales, producen toxicidad cardíaca, en las obras de Lorca, las mujeres envenenan a sus hombres con infusiones de Adelfas, por tanto, el apacible sueño de ella es el sueño, pero también es la muerte. Tan distintos estilos, pero dos genios. Y sí, morir, morimos solos, aunque creo que todo lo demás, nada podemos sin los otros. Me gustó el poema, Noray, gracias por tus comentarios a mis poemas, que aprecio mucho.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  7. A veces el silencio convoca algarabías.

    Hermosa poesía. Me gusta leerte porque sos profundo y siempre me dejás pensando.

    Beso grande para vos.:-)

    ResponderEliminar
  8. Hola Noray, muy, muy bueno!
    Acidamente real.
    Me sale decir que de la misma manera que morimos, nacemos, solos.

    Un abrazo.

    Magah

    ResponderEliminar
  9. Vivir crucificado es vivir solo.
    No es extraño que en esta soledad la eternidad siempre esté en el pasado.
    Y quede la eternidad de los versos para el futuro.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Lo que nos engrandece nos hace pequeños. Solos, sí.

    Eres muy bueno, poeta.

    ResponderEliminar
  11. Llevas toda la razón!

    Más tarde, más temprano, estaremos realmente solos en nuestras soledades...

    En vida también lo estamos, y si no lo estamos, así nos sentimos.

    En nuestra soledad, vivimos las cosas simples de la vida: un buen desayuno, un paseo, ir al supermercado, leer, escribir...

    Unas veces hacemos de la soledad un maremoto,
    otras veces hacemos de ella un paraíso...

    Un abrazo Noray,
    un abrazo de los que se dan con el alma
    y sientes que tú y el otro son sólo uno.

    ResponderEliminar
  12. Parece que este poema lo hayas escrito, especialmente para mí y mi hoy. No me podría sentir más identificada.

    Es precioso.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  13. Sólo, se me ocurre una palabra, ante tal alquimia de palabras que aremetencontra mi corazón y mi mente y me obliga a leerte una y otra vez...

    Mi palabra es LIBERTAD, que es el precio que se paga por estar en soledad...

    Gracias, humildes gracias te doy NORAY y te pido que sigas escribiendo...al escribir, haces que me sienta menos SOLA

    Un besito

    ResponderEliminar
  14. Hola:
    Cargamos con cruces cambiadas y el silencio camina a nuestro lado.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  15. Un hombre abrio el camino hacia la resurreción, todos somos Cristos, Él espera al último para restituirnos y transmutarnos.
    Un abrazo en la Luz de las luces

    ResponderEliminar
  16. Desolador paisaje. Pero de realidad muy significativa, la soledad, el silencio, la muerte;todo concuerda.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  17. Y cuantos mas son los que siguen crucificados... cuantos, sin remontarnos al pasado!!!
    Bello y conmovedor!!!
    Besos cielo, llenos de luz y gritos de injusta crucificción!!!

    ResponderEliminar
  18. Sin duda no te falta razón...estamos solos queramos o no.

    ResponderEliminar

Inexorablemente, dos somos infinitamente más que uno.