“Soy el que es nadie, el que no fue una espada
en la guerra. Soy eco, olvido, nada.”


JORGE LUIS BORGES

jueves, 12 de marzo de 2009

Ecce homo

Autorretrato como Ecce Homo, 1500 - ALBERTO DURERO
-

Habito en un Ecce Homo
que revienta las espinas
en esta eucaristía eterna
de luces y sombras,
como un océano
de sangre enlutada
que cala los tuétanos
hasta que la memoria
se anega de olvido
y florece un lirio azul
en el hueco de mi mirada.

Sólo una mirada limpia,
un beso callado,
una pasión dormida,
un 
 silencio cómplice
harán que me inmole de nuevo
para reencarnarme
en palabra enamorada.

15 comentarios:

  1. habita y habitamos en él...

    un abracito de luz

    ResponderEliminar
  2. Palabra enamorada...
    infinita explosión del amar..

    Logradisimo este poema...


    Abrazos

    ResponderEliminar
  3. me duele.
    me dueles.

    espero que duerma pronto sobre tu frente
    ese beso callado que te devuelva las alas.

    te abrazo.

    ResponderEliminar
  4. La idea del Fénix es recurrente en tu poética, Noray, una de las cosas buenas que tiene seguir los pulsos casi a diario es que tarde o temprano empezamos a reconocer los códigos y figuras de cada cual...

    Besos
    Marian

    ResponderEliminar
  5. Por aquí descubriendo tus versos poeta, muy bellos como siempre..

    con la mirada necesaria en el amor

    saludos fraternos

    un abrazo

    ResponderEliminar
  6. sentir... no perder la esperanza y esa mirada.

    besos muchos.

    ResponderEliminar
  7. Pasión dormida, besos despiertos,
    que alimentan y hacen vivir,
    como tus versos, que acarician la mirada.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  8. Bella la reencarnación de la palabra enamorada, del tal manera amó...

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  9. Todo tú eres fruto de amor

    y del dolor que genera

    arrancas bellezas

    en forma de poemas

    Bello siempre

    ResponderEliminar
  10. el hombre de los silencios

    a la espera y a la busca

    de la palabra enamorada


    semilla latente

    en sus ojos de lirios azules


    Ecce Homo

    un abrazo

    ResponderEliminar
  11. La mente limpia,
    el beso profundo pero callado,
    la sonrisa
    y ese apretón de manos en la caída,
    nos salvará del llanto
    y aclarará nuestra sangre...

    ResponderEliminar
  12. Reencarnarme en palabra enamorada.
    Muy bella la música
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  13. Aunque siempre he agradecido enormemente todos los premios que me han otorgado, este tuyo, Noray, por determinadas razones, lo recibo de una forma muy, muy especial.

    Solamente te digo: GRACIAS.

    Y mi beso, siempre, POETA.

    Soledad.

    ResponderEliminar
  14. Así es.
    Del dolor al gozo.
    Pero redimidos al tiempo que reencarnados cuando hay amor en las palabras.
    Y belleza, como aquí.

    ABrazos.

    ResponderEliminar
  15. El amor es nuestro norte...sin el no se podría escribir versos tan maravillosos como los tuyos!
    Un abrazo

    ResponderEliminar

Inexorablemente, dos somos infinitamente más que uno.