“Soy el que es nadie, el que no fue una espada
en la guerra. Soy eco, olvido, nada.”


JORGE LUIS BORGES

miércoles, 11 de marzo de 2009

Abrir las ventanas

Ventanas en la noche, 1928 - EDWARD HOPPER


"Sobre todo creo que no todo está perdido"

Al otro lado del río, JORGE DREXLER


Soy océano de palabras
en tierra de silencios,
soy silencios de luna
en labios muertos.

En el silencio duermen
todas las noches,
todas las sombras,
todas las voces,
todos los cuerpos.

Ya sólo me queda
abrir las ventanas,
respirar profundo
para vestirme de aire
y de nuevas palabras...

porque no todo está perdido._

21 comentarios:

  1. Repito;

    Cuando tu silencio florece,

    brotan emociones

    de las no dichas palabras,

    y entonces hay elocuencias

    y entra luz en el alma,

    y se sienten abiertas

    todas tus ventanas

    besos

    ResponderEliminar
  2. Queda la esperanza... el aire nuevo, renovando los pulmones, quedan estos versos cuando te busco y me acuno en tus letras, las que me invaden y me transportan a la melancolía nostalgia, silencios.

    ResponderEliminar
  3. no todo está perdido...eres POETA
    y las palabras navegan en ti
    oceano de signos y suspiros.

    muakis siderales:-)

    ResponderEliminar
  4. En efecto Noray, no todoa está perdido...tu poesía me alimenta y rescata de mi vida...gracias

    ResponderEliminar
  5. No, no todo está perdido... y si la alegría o cualquier otra cosa bonita y buena tira piedritas contra tu ventana (que diría Benedetti)... no lo dudes y ABRÉLA, abre la ventana y los postigos y todas tus puertas, para que entren...!!
    Besos

    ResponderEliminar
  6. Abrir las ventanas...
    y renovarse.


    Abrazos poeta.

    ResponderEliminar
  7. ¿abréla?, ¿dije?, no me hagas caso...
    Jajaja...

    ResponderEliminar
  8. no todo está perdido

    ... en estos océanos que agonizan

    tus palabras son faro, luz...


    un abrazo

    ResponderEliminar
  9. Siempre que exista una palabra, un verso o un poema, nada estará perdido, siempre habrá una esperanza.
    “Soy océano de las palabras” tu mismo lo dices.
    Mis felicitaciones por ello.

    ResponderEliminar
  10. Hoy dejé mi ventana abierta.
    El viento, movía las cortinas.
    Sólo esperaba que entraran tus palabras para acompañar mi silencio...

    ResponderEliminar
  11. Poco a poco, recomponiendo mi interior, mis emociones, mis sentidos, volviendo a cogerle el gusto a esto de escribir... vuelvo a ti, a tu blog, a tus palabras, a tu abrazo en forma de verso. Querido Noray, querido bálsamo... Gracias.

    ResponderEliminar
  12. :) no hay pérdida, sino ganancias...
    Una canción esperanzadora, como tus letras, que suenan como el susurro del mar :)
    besos!

    ResponderEliminar
  13. Hola,

    perdón por poner esto aquí, puede borrarlo una vez leído.

    Solo quería que supiera de la existencia del directorio de blogs directorio-de-blogs.net, donde usted puede dar a conocer su blog totalmente gratis.

    Saludos,
    Mónica

    ResponderEliminar
  14. Nunca está todo perdido. Aunque lo parezca.
    Pero, hay mañana, y eso... es la esperanza.
    Me encantan TODOS los cuadros de Hopper :)

    Un beso grande.

    ResponderEliminar
  15. - Noray, siempre la luz logra filtrarse a traves de una ventana. Respira profundo, el aire te acompaña.Un abrazo. Ade

    ResponderEliminar
  16. No todo esta perdido , precioso y cuanta verdad poeta..

    saludos fraternos..

    un abrazo

    ResponderEliminar
  17. Buenas...
    Cuando puedas, te pasas por mi blog que tienes una cosita allí para ti.

    Besitosss!

    ResponderEliminar
  18. Un placer leerte, aunque estes de espalda cada vez que llego.
    Muéstrame tu rostro, pon la cara a la luz, seguro que brilla como el sol. un abrazo desde Argentina!!

    ResponderEliminar
  19. ..."para vestirme de aire"...
    Pura sensibilidad. Un diez.

    ResponderEliminar
  20. no todo está perdido..
    encuentrate conmigo..
    tú bien conoces el camino..

    (ismael serrano)

    me encanta esa canción.

    un beso ;)

    ResponderEliminar

Inexorablemente, dos somos infinitamente más que uno.