“Soy el que es nadie, el que no fue una espada
en la guerra. Soy eco, olvido, nada.”


JORGE LUIS BORGES

miércoles, 18 de febrero de 2009

Veintiséis versos

A visit to / A visit from the island, 1983 - ERIC FISCHL

A los últimos veintiséis
inmigrantes muertos  
en las costas de Lanzarote.

Veintiséis versos
rebosantes de angustia,
impotencia y dolor
ante la nueva masacre
del feroz océano
talando vidas
ávidas de ilusiones.

Veintiséis versos
sin llegar a la orilla
de esta tierra, tan llena
de conciencias tan vacías,
que utiliza la desgracia
de la muerte y la desdicha
como arma política.

Veintiséis versos
desangrados entre las olas
y el fuerte viento,
tiñendo otra vez
las costas canarias
de desesperación,
miedo y muerte.

Sólo veintiséis versos,
sin nombres,
sin rostros,
sin futuro,
para un poema muerto.

14 comentarios:

  1. me sumo con dolor a la proclama de tus veintiséis versos. Hasta cuando muertes y pateras? hasta cuando toda esta miseria de mundo?...No se sabe...pero se ha de hacer algo que n0o tenga que ver con la política...

    ResponderEliminar
  2. Excelente poeta, un sentir durísimo de una realidad cotidiana en las playas de Europa, bello poema...

    cuantas almas se pierden en las orillas del mediterráneo..

    saludos fraternos

    ResponderEliminar
  3. Uno mi dolor a tuyo, al de esas familias que han quedado en la otra orilla, padres y madres de estos hermanos nuestros. Es estremecedor.
    Un abrazo
    mj

    ResponderEliminar
  4. versos de dolor y esperanza truncada.....

    Un saludo

    ResponderEliminar
  5. este dolor tiene que ser de todos. gente en busca de un destino mejor porque el lugar donde nacieron no se los dio...duro mundo en el que vivimos. Seguimos siendo el lobo del hombre. un abrazo fraterno y solidario.

    ResponderEliminar
  6. Un hermoso homenaje para estas vidas que se han desperdiciado entre la espuma.
    Se que las mareas nos traerán siempre su recuerdo, y que cada ola, al morir en la playa, dejará un granito de sus corazones.
    Yo también lo he sentido en el alma.

    Un beso.

    Soledad.

    ResponderEliminar
  7. "sin nombres, sin rostro, sin futuro"
    Es una cruel y dura realidad de nuestros días, lo peor es que lo escuchamos en el telediario y hacemos oidos sordos, no se puede vivir más tiempo ignorando este tipo de tragedias.

    ResponderEliminar
  8. La tragedia como estadística y noticia, mundo telediario con cortes comerciales. Necesitaba la vida este poema para seguir creyendo en ella.

    Abrazos, maestro

    ResponderEliminar
  9. Descansen en paz todos aquellos que por buscar un mundo mejor pierden sus vidas en el océano.
    Excelente poema, como siempre.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  10. ¡Qué impotencia, qué desastre...!

    ¿Sabes?, estos días he oído decir a algunas personas de mi entorno que ya no les sorprende, que ya están acostumbrados a escuchar noticias como estas... siento entonces más dolor y más impotencia aún...

    :(

    Un beso.

    ResponderEliminar
  11. Mi querido Noray ...quizas porque estoy del otro lado del charco como decimos habitualmente, no sabía de estas muertes ... vidas que se pierden en el oceano, triste realidad ... quizas me hace acordar un poco a las personas que huyen de Cuba en pequeñas balsas y mueren de la misma forma.
    Si he entendido mal (como diria Borges) Perdona mi ignorancia!!!
    Besos cielo!!!

    ResponderEliminar
  12. Querido Noray: Es un homenaje precioso a esas personas que dejan su vida en el mar por un sueño, por una vida que creen mejor...
    ¡Son ya tantos...!
    Recojo tus últimos versos:

    "Sólo veintiséis versos,
    sin nombres,
    sin rostros,
    sin futuro,
    para un poema muerto".

    Siento dolor cuando oigo cantar a La Mari del grupo Chambao que dice:
    Se hunden sus sueños, papeles mojados,
    papeles sin dueños...

    Un beso dolorido.

    ResponderEliminar
  13. veintiséis versos

    como

    veintiséis sueños

    yertos

    veintiséis cuerpos

    sin dueño

    como

    veintiséis muertos!

    Tu fineza resalta

    la tristeza,rescata

    la dureza conque

    pasan las vidas

    a la muerte!

    besos

    ResponderEliminar
  14. Bello... como duro y trizte... pero muy bien.. logrado y sentido..

    cariños.

    ResponderEliminar

Inexorablemente, dos somos infinitamente más que uno.