“Soy el que es nadie, el que no fue una espada
en la guerra. Soy eco, olvido, nada.”


JORGE LUIS BORGES

jueves, 19 de febrero de 2009

Tu vientre


Katya, 1998 - VIKTOR LYAPKALO


En un cáliz de lirios azules
he enterrado mis sueños
hasta que vuelva a ser roca
donde brote el futuro.
Volveré a ser piedra
que se alimente de silencios
para retoñar en el altar de tu vientre
carnal y puro.
Regresaré para ser mapa
que alumbre el paso
de mi memoria en la piel 
florecida y efímera de tus manos.

13 comentarios:

  1. "... y espero sobre el surco
    con el arado espera:
    he llegado hasta el fondo..."

    Hermoso tu poema, que me ha traído el de Miguel.

    Un beso, Noray.

    Soledad.

    ResponderEliminar
  2. Su Bli Me

    eres la voz del amor

    más grande!

    Y tu poesía trae

    perfumes,nostalgias

    y glorias

    que van floreciendo

    memoria....

    besos

    ResponderEliminar
  3. Caramelo envuelto en dulces flores...
    y en el centro,
    el tronco vertical, pilar en tierra.
    Un abrazo Noray.

    ResponderEliminar
  4. Precioso vientre.
    Maravilloso poema...

    ResponderEliminar
  5. Hermoso poeta como siempre...

    en ellos regresaré por el mapa cuerpo de sus lirios..

    un abrazo poeta

    ResponderEliminar
  6. por la silueta de la mujer, de su vientre, transcurre el círculo de la existencia... nacimiento, muerte... metamorfosis... renacimiento

    flores tus palabras...

    un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Nada más triste que versos sin nombre a quien dirigirlos.
    Nada más inmenso que el número veintiséis sobre el inmenso error de la injusticia.

    Triste e inmenso poema, amigo.

    Un abrazo solidario.

    ResponderEliminar
  8. El anterior comentario iba para la entrada precedente. Lo dejaré aquí (Wagner me distrajo).
    Y añadiré mi aplauso por la inmensa belleza de tus regresos soñados y deseados.
    Fecundo volver así.

    Más abrazos.

    ResponderEliminar
  9. Seguro que habrá un nuevo renacer, es un círculo perfecto...

    Muy bonito el poema y la pintura que acompaña. Un beso

    ResponderEliminar
  10. En un vientre de mujer, siempre existirá el secreto de la vida. Precioso homenaje, con tu estilo de altos vuelos y con tu lenguaje florido. Un abrazo, maestro. Cuídate.

    ResponderEliminar
  11. Llego a tus versos desde la última entrada de mi blog, donde has dejado el enlace. Gracias por regalarme tu huella.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Nunca dejarás de SER..
    esa palabra,
    ese silencio..
    ese verso.

    Te abrazo Noray.

    ResponderEliminar

Inexorablemente, dos somos infinitamente más que uno.