“Soy el que es nadie, el que no fue una espada
en la guerra. Soy eco, olvido, nada.”


JORGE LUIS BORGES

sábado, 14 de febrero de 2009

Encuentro fortuito

Camino a Berlín, 2008 - JUAN MANUEL MORENO

La mañana era gris,
quizás demasiado fría
para ser doce de febrero,
mientras escuchaba a la Callas
en la Casta Diva de Bellini,
miré a la derecha
en el cruce y allí
estabas tú sentada
tras los cristales.

A veces, las rotondas
nos deparan encuentros fortuitos
de felices coincidencias,
que por un instante
borran la monotonía
que nos deparará el día
una vez que nos entregamos
a la vorágine cotidiana
del trabajo.

La mañana era gris
y quizás demasiado fría
pero en aquella esquina,
a las siete y cincuenta,
la trinidad se hizo una,
y aunque hubiera sido
solamente un espejismo
la rotonda sería perfecta
con la Norma de Bellini.

18 comentarios:

  1. -- Una mañana gris y fria es el ingrediente perfecto para un encuentro en cualquier rotonda de la vida. Un abrazo. Ade

    ResponderEliminar
  2. Precioso encuentro

    y que de un giro

    al triste febrero!

    besos

    ResponderEliminar
  3. Seguro que no era espejismo y que aquella mañana gris y fría se convirtió en perfecta luz y bello encuentro, muy bonito poema Noray.

    Un beso.

    PD.- Has tenido muy buena idea la de poner en un enlace el libro de Camille, yo lo compartí hace días en Facebook, y voy a dejarlo, como tú también lo tienes puesto, en mi blog, es un bello detalle el que has tenido con nuestro amigo, y a mí me has dado también esa idea para poderlo compartir con todos.

    ResponderEliminar
  4. de repente

    sin motivo aparente

    todo encaja

    ... la magia de las conjunciones

    ...

    un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Y entonces durante un buen rato, la mañana deja de ser fría y gris, y se llena de sorpresas, de alegrías, de ilusiones y esperanzas, porque aunque uno lo olvide, la vida es un camino lleno de rotondas...
    Un abrazo y feliz sábado!

    ResponderEliminar
  6. cuanto nos llena a veces los pequeños detalles, Noray, cada poema , cada verso que viertes, es un destello de ese encuentro fortuito e inesperado, pero tan deseado y querido...
    GRACIAS, no puedo decirte mas...


    un beso... infinito

    ALMA

    ALMA

    ResponderEliminar
  7. Fue el final de la película, en esa dura butaca de unos viejos cines.
    No sé si estaría esperándome a la salida.
    Tampoco supe nunca si existió.

    ResponderEliminar
  8. Una ternura nos entregas poeta

    Sentir siempre el amor es lo mas bello con sus detalles mu ínfimos..

    Un abrazo fraterno

    ResponderEliminar
  9. Siempre es bueno pasar por aca... las imagenes, la música, hacen de este lugar algo parecido a esa rotonda de encuentro...
    Un lugar que es dificil olvidar...
    Besos llenos de luz cielo, como siempre... que pases un feliz dia de San Valentín hoy y todos los días!!!

    ResponderEliminar
  10. A la vuelta de la esquina: Ella y María Callas: la divina. Una mañana perfecta, imborrable, lo que sigue a eso ya no tiene importancia, que momento mágico...

    Te sigo leyendo, me gusta tu prosa.
    Un beso.:-)

    ResponderEliminar
  11. ME ENCANTA ESTE MOMENTO PARA TERMINAR EL DÍA QUE HEMOS PASADO JUNTOS TODOS LOS HERMANOS. MAMÁ TAMBIÉN ESTUVO, LA SENTÍ REVOLOTEAR ENTRE NOSOTROS CON UNA GRAN SONRISA.
    HOY HAS ESTADO MUY DIVERTIDO Y, EN MOMENTOS, MUY TIERNO Y PROFUNDO.

    PERFECTA LA TRINIDAD EN UNO: NOSOTROS Y MAMÁ, Y AHORA LOS DOS VÉRTICES QUE FALTABAN: TUS VERSOS Y LA CALLAS EN LA CASTA DIVA.

    UN ENORME BESO, ME HACES SENTIR VIVO.

    ResponderEliminar
  12. Que bello, que oasis en la imaginacion, una aparicion o quizàs una premoniciòn!!
    Muy fino y delicado el verso
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  13. Que encuentro más hermoso, y con la Callas de fondo...colosal!

    Besos Noray!!

    ResponderEliminar
  14. ¿ Por qué a veces un encuentro fortuito o una mirada fugaz nos deja el alma temblando ?

    Ese día ya será distinto para siempre.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  15. Es que en las rotondas la vida gira.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  16. Supongo que en cualquier lugar, un cruce de miradas puede cambiar el rumbo de nuestra rutina diaria... Me ha encantado tus palabras, como enlazas la poesía con la vida del día a día...

    ResponderEliminar
  17. Comienzo tardíamente a saborear las Operas... Casualmente -fortuitamente- esta es una de las que he escuchado últimamente y me parece hermosa como fondo para el amor. Todos los condimentos fueron los necesarios para hacer de ese cruce, un momento especial. Buen domingo.

    ResponderEliminar

Inexorablemente, dos somos infinitamente más que uno.