“Soy el que es nadie, el que no fue una espada
en la guerra. Soy eco, olvido, nada.”


JORGE LUIS BORGES

sábado, 13 de diciembre de 2008

En el solsticio de mi vida


Eros 2 - Contre peau ,1999 - MARÍA AMARAL

En el solsticio de mi vida,
mis ojos muerden la vid
que crece en la luz tenue 
de una lágrima de luna.
Mi voz ya quebrada
arde en la espesa niebla
y un cuchillo de silencios
corta mi palabra llena de sangre.
En mi vientre surte el deseo
dentro de una herida 
sin dejar cicatriz.
Sólo mi verso desnudo, 
sin pudor,
se clava en el sexo de tu verbo
hecho carne.

10 comentarios:

  1. Qué belleza, qué imágenes que versos cargados de fuerza, sutileza y deseo hecho sensualidad...UN abrazo!

    ResponderEliminar
  2. Exquisita poesía poeta, que nos baña este día en tu espacio, lleno de pasión literaria e infinita al amor...

    saludos

    ResponderEliminar
  3. Preciosa!!!

    Espero me permitas darme una vuelta por tu casa, de momento lo visto me ha encantado.

    Besitossssss

    ResponderEliminar
  4. Precioso, imágenes impactantes. Un abrazo que acerca soledades

    ResponderEliminar
  5. Este poema, acompañado de las Nanas... bueno, pues, sin palabras.

    Un beso.


    Soledad.

    ResponderEliminar
  6. El verso es sexo, el verso es caricia, el verso se convierte en beso...

    Abrazos versados, José.

    ResponderEliminar
  7. Mi querido poeta, ese último verso es magistral!!!
    Ralmente maravillosa!
    TE abrazo con admiración.

    ResponderEliminar
  8. El verso y el verbo entregados al amor.
    Un poema excelso.
    Te felicito.

    Besos.

    ResponderEliminar
  9. A todas y a todos

    ... y siempre el verbo
    se hará carne
    o no será verbo.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  10. hacer del sentimiento poesía, sigue valiendo la pena. afectuosos saludos.

    ResponderEliminar

Inexorablemente, dos somos infinitamente más que uno.