“Soy el que es nadie, el que no fue una espada
en la guerra. Soy eco, olvido, nada.”


JORGE LUIS BORGES

viernes, 17 de octubre de 2008

El Ángel Exterminador

El ángel de la muerte, 1947 - LOUIS CATTIAUX



“Estuve muerto, pero ya estoy vivo
por los siglos de los siglos;
y tengo las llaves de la muerte y del abismo”

APOCALIPSIS 1,18


Vuelve el ángel exterminador
con su espada de fuego
descarnada e incandescente,
derramando la inclemente justicia
y rebosante de sed y hambre.
Llega flotando en el recodo
de un bostezo,
con olor a flores de muerto
y abandonando el letargo del paraíso.

Una legión de bestias negras
se agolpan sobre su razón
de etéreo y falso profeta,
que va dejando viudas
las ilusiones de futuro.
Por los siglos de los siglos
vivió condenado en la diáspora,
refugiándose en el elixir de la jungla
en las colmenas infernales.

Hoy regresa con nuevos bríos,
henchido de maduros racimos
de muerte, silencio y sangre,
para dar término inexorablemente
al último y definitivo combate.

16 comentarios:

  1. hoy regreso como siempre a escribirte comentarios que me inspiran tus versos y que solo aquí puedo marcarlos con mis pinceles palabras...

    bonito noray como siempre

    saludos un abrazo

    ResponderEliminar
  2. El ángel maldito nunca sacia su voracidad de sangre,retorna y se alimenta hasta el vómito y la destrucción.

    Abrazos,

    ResponderEliminar
  3. Tu hermoso poema rtevela una verdad que trata de ocultarse siempre: el detonante de la tragedia humana es cuando se unen los ángeles del cielo y los exterminadores de la tierra.

    abrazo, pòeta

    REL

    ResponderEliminar
  4. Hola Noray:
    Tus versos esta vez están marcados por la presencia de la dama oscura, de ese ángel infausto que corta el ciclo vital, esperemos que con la esperanza de que se abran nuevas puertas, nuevas esperanzas para una vida nueva en un mundo nuevo. Un placer leerte. Un abrazo:
    Tadeo

    ResponderEliminar
  5. Inquietante Noray, deberíamos correr todos en busca de refugio. Aunque temo que hay muchas cosas de las que no se puede huir.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  6. Yo hoy regreso a tu blog, a leer tus versos, a saborear tus poemas, escuchándolas con la melodía de tus palabras, y llevarme un buen aroma.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  7. Es curioso, hemos coincidido a la misma vez, dejando los mensajes en nuestros respectivos blogs.

    ResponderEliminar
  8. Estremecedor. Me encantó. Algo tengo de exterminadora, jajjajaja.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. bueno, así es la vida, aquellos que creen han adorado al ángel equivocado, asi nos va

    un abrazo

    ResponderEliminar
  10. Excelente poema Noray, las imagenes dan un escalofrío fuerte que revoluciona las venas.
    Un abrazo grande poeta.

    ResponderEliminar
  11. Me encantaron los versos..
    "llegó flotando en el recodo
    de un cortante bostezo,
    con olor a flores de muerto"
    es un olor frío y característico has dejado muy patente en el poema.
    in quietante poema porque el roce con la muerte nos produce frío temblor.
    un beso

    ResponderEliminar
  12. A pesar de todo regresa...
    el miedo es inevitable.
    mil besos y un te quiero gigante!!

    ResponderEliminar
  13. A todas y a todos

    Nosotros mismo somos
    los que tenemos las llaves
    de la muerte y del abismo,
    basta mirar cuánta destrucción,
    hambre, marginación, pobreza...
    hay a nuestro alrededor.
    Todos somos el ángel exterminador,
    todos arrasamos con lava quemante
    las ilusiones del futuro.

    Como escribió Blas de Otero,
    "...Bien lo sabéis. Vendrán
    por ti, por mí, por todos.
    Y también
    por ti..."

    ¡Valdrá la pena luchar, aunque sea el definitivo combate! ¡Yo me niego a ser otro ángel exterminador!

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  14. huir..
    correr en busca de un abrazo..
    buscar cobijo bajo otras alas que no sean las suyas negras, manchadas de ira y de cólera.

    huir..
    aunque me sienta una cobarde,
    escapar a tu noray donde tú detienes mi tiempo y nadie puede alcanzarme.

    ResponderEliminar
  15. Este mundo sufre muchos ángeles exterminadores, que lo desangran y lo agotan.
    Lástima, pues son tal y como tú los describes.
    Cuídate.

    ResponderEliminar

Inexorablemente, dos somos infinitamente más que uno.