“Soy el que es nadie, el que no fue una espada
en la guerra. Soy eco, olvido, nada.”


JORGE LUIS BORGES

jueves, 16 de octubre de 2008

Arde una estrella


La nuit étoilée, 1888 - VINCENT VAN GOGH

Contemplo la noche
y ciertamente esta noche
no está estrellada.
Un manto de nubes negras
cubre el firmamento
y de vez en cuando
cae un chaparrón
cuajado de nostalgia.

Ciertamente, esta noche
no está estrellada
ni titilan azules
los astros a lo lejos.
Todo es oscuro en el horizonte
y mi corazón llora y calla.

Sí, la noche no está estrellada,
pero detrás de ese manto negro,
allá en lo alto, están las estrellas
más azules, más brillantes,
más radiantes que nunca,
aunque hoy mis ojos
no puedan ni quieran verlas.

Sí, ciertamente, la noche
no está estrellada,
pero siempre en mi memoria
arde una sola estrella.
Sí, aunque no pueda verla,
con una sola me basta.

16 comentarios:

  1. Contemplo la noche y lo que encuentro son tus versos pintando la luna hecha verso en tus palabras...

    saludes noray camarada..

    un abrazo fraterno

    ResponderEliminar
  2. Ciertamente, esta noche
    no está estrellada
    ni tiritan azules
    los astros a lo lejos...
    Pero tu mirada
    y tus versos
    encienden estrellas
    mi querido Noray!

    Un beso estelar*

    ResponderEliminar
  3. Para ti, que sigues en tu noray, atisbando las luces y las sombras de la vida.
    Un abrazo desde otros lugares.

    ResponderEliminar
  4. Precioso poema, como todos los que escribes, Noray, y es que tu inspiración es innata y como un auténtico manantial, no deja de fluir y fluir.

    La noche no está estrellada, no lo está, no tiene brillo ni tiene luz, el cielo está apagado y gris, no veo los colores, sólo los negros y la oscuridad, hoy no puedo ver más allá de las estrellas porque mis ojos me lo impiden ver.

    Un beso.

    PD.- Mil gracias por el comentario que has dejado en mi blog, te aplaudo por todo lo que has dicho.

    ResponderEliminar
  5. Yo creo que tu mirada de poeta la ve estrellada...
    Que gusto me da leerte poeta!
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. La noche puede ser tan oscura como tu mente desee...

    ResponderEliminar
  7. contemplo estos versos
    y pienso que tú..
    eres ese universo que encierra
    tantas noches estrelladas.

    quiero.. quiero ser...........

    qué más da.

    sshhh..

    cierra los ojos.

    ResponderEliminar
  8. Muy buen poema Noray, buenas referencias, buena la esperanza que insuflan, y el final sonriente. Basta la esperanza, por muy ínfima que parezca.

    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
  9. "Sí, ciertamente, la noche
    no está estrellada
    pero siempre en mi memoria
    arde una sola estrella,
    sí, aunque no pueda verla,
    con una sola me basta"

    A mi me bastan esos versos para imaginar el resto...

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  10. Creo Noray, que estamos contemplando la misma noche, sin estrellas visibles, sin luces en el cielo...pero con una en el corazón
    mil besos

    ResponderEliminar
  11. Aprender a mirar detras de las nubes negras y poder ver el firmamento lleno de estrellas, puede conducirnos a la calma para que el corazón deje de llorar. Un beso

    ResponderEliminar
  12. bien lo sé yo,adorado poeta

    como no valerte más que una

    si es a esa la que amas,ni lunas

    ni constelaciones ni astros

    ni nada,anonadada sea

    esa sola estrella venerada

    que puede hacer tu vida

    larga noche iluminada!

    besos

    ResponderEliminar
  13. hermoso y esperanzador...

    un beso:)

    ResponderEliminar
  14. Hola Noray:
    Estos versos tienen un tono triste, pero al menos la luz de una estrella alumbra y nos muestra el camino hacia la claridad del nuevo día, hacia la claridad de la esperanza. Un abrazo:
    Tadeo

    ResponderEliminar
  15. A todas y a todos

    Contemplo la noche
    y ciertamente, esta noche,
    no está estrellada.
    Sí, está negra noche
    tal vez no esté estrellada,
    pero sé que ella brilla en la noche
    porque tiene estrellas en el alma.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  16. Pues esa estrella que arde, sin duda, no será la tuya, que no deja de brillar bien arriba en el cielo.
    Mis mejores deseos, compañero.

    ResponderEliminar

Inexorablemente, dos somos infinitamente más que uno.