“Soy el que es nadie, el que no fue una espada
en la guerra. Soy eco, olvido, nada.”


JORGE LUIS BORGES

miércoles, 6 de agosto de 2008

Mujer

La mano de Dalí retirando un Toisón d´or en forma de nube para mostrar
a Gala la aurora completamente desnuda, muy lejos, detrás del sol,
1977/1978 - SALVADOR DALÍ

Mujer 

de mis silencios
y mis palabras,
de mis vacíos
y mis universos,
de mis humedades
y mis desiertos,
de mis alegrías
y mis soledades,
de mis luces
y mis sombras,
de mis días
y mis noches,
de mis ausencias
y mis regresos,
de mis olvidos
y mis recuerdos.
Mujer de mi vida
y de mi muerte,
mi amada,
mi amante,
mi amiga,
mi compañera.

9 comentarios:

  1. dónde habita la amada,

    oasis de mi espejismo ?

    un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Que el discreto y leve sonido que dejan estas letras, le susurren cada noche en el oído...

    ResponderEliminar
  3. Ella misma es la más afortunada por ser el todo de lo que ves en en ella misma.

    Saludos conversos.

    ResponderEliminar
  4. Amor por los cuatro costados, qué sería de nosotros sin esa mano que nos anima a cruzar el puente?

    Un abrazo!!
    *elisa*

    ResponderEliminar
  5. espero que tu seas el hombre de sus silencios, palabras, vacíos, universos...que seas su amado, su amante, su amigo, su compañero, y su cómplice...seguro que lo eres sdiendo tú mismo.

    un abrazo

    ResponderEliminar
  6. ¡Vaya! sea quien sea, la dueña de esas palabras, seguro que esta infinitamente orgullosa de sentirlas suyas.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  7. A todas y a todos

    Sólo sé
    lo que siento yo,
    lo que siente ella
    le corresponde decirlo
    a ella.


    Un abrazo

    ResponderEliminar
  8. Todo tú eres el espejo

    de tu amada,no necesito verla

    te leo y le veo,a la espera

    que os voléis en tus destellos!


    ♥♥♥besos♥♥♥

    ResponderEliminar
  9. Afortunada la musa que inspira estos versos...
    quien comparte tus silencios y palabras...
    tus luces y sombras...

    muy bello!

    Un beso***

    ResponderEliminar

Inexorablemente, dos somos infinitamente más que uno.