“Soy el que es nadie, el que no fue una espada
en la guerra. Soy eco, olvido, nada.”


JORGE LUIS BORGES

martes, 5 de agosto de 2008

Siempre entra luz

Ventana con cortinas III, 1987 - MANUEL AMADO

Desesperante es

esta eterna espera,
desesperante es
esperar la eternidad,
cuando sabemos
que ésta se no escapa
entre nuestros dedos.

Desesperante espera,
y, mientras espero, desespero,
y desearía esperar,
como Santa Teresa,
viviendo sin vivir en mi
y tan alta vida espero
que muero porque no muero.

Aunque es desesperante,
como el ser y la nada,
como la espesa nausea,
lo único cierto es
que siempre entra luz
por una rendija
de nuestra alma.

5 comentarios:

  1. Desesperante amigo mío
    es no tener tu dulce aroma
    que entra en mí si hace frío
    que siento intensa cual nota sonora

    desesperante es la dulce espera
    un manto de felicidad
    ese deseo porque no se muera
    el deseo incógnito de eternidad

    Te espero como siempre
    Al otro lado del deseo

    ResponderEliminar
  2. Y tu ayudas con tus versos a iluminar nuestra alma...a despertar nuestros sentidos.

    Espero que la rendija que ilumine la tuya se abra camino y acabe siendo una gran ventana...decorazón.

    un desesperado beso

    ResponderEliminar
  3. esa brecha nos salva de la oscuridad total, amigo mío... la desesperanza se nos ata al cuerpo como enredadera que siempre sonríe maliciosa... y espera


    un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Es un gran don el saber esperar y no morir en el intento.

    Saludos conversos.

    ResponderEliminar
  5. Ustedes son parte
    de esa luz
    que entra
    por la rendija
    de mi alma.

    A todos,
    gracias.

    ResponderEliminar

Inexorablemente, dos somos infinitamente más que uno.