“Soy el que es nadie, el que no fue una espada
en la guerra. Soy eco, olvido, nada.”


JORGE LUIS BORGES

jueves, 24 de julio de 2008

Suposiciones en la madrugada

Meditación sobre el arpa, 1932 / 1934 - SALVADOR DALÍ

Podrá enmudecer el eco,
podrá apagarse la luz
de cada estrella,
podrá eclipsarse
para siempre la luna,
podrá no volver
a salir nunca el sol,
podrá ser mi vista
la oscuridad infinita,
podrá ser la noche
la eterna luz del día,
podrá mi amor
convertirse en desamor,
podrá ser mi sueño
continua vigilia,

podrá ser tu vergel
mi desierto,
podrá la soledad
ser mi universo,
podrá morir mi voz
y mi poesía,
pero siempre me quedará
tu silencio.

16 comentarios:

  1. tan sonoro silencio...

    matriz de los recuerdos

    refugio de lo eterno



    silencio

    un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Tu tinta poeta es un coro barroco.

    Es extraño casi ilogico, pero percibo que uno puede quedarse con una mirada, un aroma, una palabra, pero no con el silencio de otro.

    Ahi se guardan los misterios ancestrales del alma.

    Otro abrazo azul.


    MaLena.

    ResponderEliminar
  3. ¿Hay que hacer algún comentario?
    Prefiero guardar silencio... (silencio)

    ResponderEliminar
  4. Hoy estoy especialmente sensible, tu poema me hizo lagrimear. Siempre nos queda el silencio, a veces para ahogarnos, otras veces para redimirnos.
    Muy bello.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. el silencio aveces es la música del poeta para crear...hagamos silencio poeta!
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Podrá extinguirse la luz
    de cada estrella
    aturdir el silencio
    de la noche
    pero no tu poesía...


    Un beso!

    ResponderEliminar
  7. Cuánto duele, muchas veces, el silencio.
    Un abrazo desde la península.

    ResponderEliminar
  8. Me siento privilegiado pués compartiste parte de esta maravillosa obra en uno de mis post.
    Mil gracias.

    Saludos conversos.

    ResponderEliminar
  9. ...Y más te digo...

    No podrá vencerme el tiempo en su maldito afán por que te olvide.
    No podrá derrotarme la angustia en su agonía absurda por destruirme.
    No podrá asfixiarme el aire aunque contaminado entre en mis pulmones.
    No desfalleceré en el intento de tenerte en presente y no en recuerdo.
    No podrá cerrar mis ojos la tortura de con otro yo observarte.
    No! y mil veces No! a todo aquello que se empeñe en de Ti separarme!

    De nuevo mis saludos conversos.

    ResponderEliminar
  10. Podrá el silencio apoderarse del aire y el vacío, más no de tu palabra capaz de adentrarse en el corazón de Calíope.

    ¡Gracias por estar cuando más se necesita!

    ResponderEliminar
  11. Hola... He vuelto y he pasado a saludarte... Te espero en mi ciber hogar para que disfrutemos una taza de té.

    ResponderEliminar
  12. Rescatar ese silencio

    para componer tal belleza

    ya no es tormento

    Tu alma espejo de finezas

    siempre brinda más

    que brota de la ausencia!

    ♥♥♥besos♥♥♥

    ResponderEliminar
  13. Supongamos, sólo un segundo,
    tan sólo ahora
    que bebo de tus silencios,
    renazco desde él.
    Supongamos, tan sólo supongamos,
    que el ruido de afuera
    lo enturbia todo.
    Entonces callo
    y me abrazo a tu
    silencioso grito
    con la pasión del sordomudo.

    Un abrazo mi admirado poeta.

    ResponderEliminar
  14. que no muera nunca tu voz, tu poesía...


    un beso

    ResponderEliminar
  15. A todas y a todos

    Podrá morir mi voz
    y mi poesía,
    pero siempre seré afortunado,
    con o sin palabras,
    con o sin silencios,
    de tenerlos a ustedes
    que son el alma de la poesía.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  16. Quiero estar en tu silencio
    en mi soledad desierta
    en esa tierra tuya que me atrapa
    como a dafne, cuyo abrigo
    yo añoro bajo mis píes,
    y si he de levantarlos,
    despacito, uno tras otro
    temeré al gigante salto
    que impaciente me vigila
    desde tu silencio amado...

    me gustaron tus blog, un saludo.

    ResponderEliminar

Inexorablemente, dos somos infinitamente más que uno.