“Soy el que es nadie, el que no fue una espada
en la guerra. Soy eco, olvido, nada.”


JORGE LUIS BORGES

miércoles, 30 de julio de 2008

Al alba silbará una bala

Evening, 1824 - CASPAR DAVID FRIEDRICH

Después de haberte mirado
desde la distancia,
después de paladear
tu sabor a sal
y a agua pura,
después de acariciar
tu piel desnuda,
después de besarte
con ternura,
después de respirarte
y empaparme en tu humedad,
después de coserte
en mi alma
con hilos de luna,
después de encender
mi fuego en tu vientre,
después de volar
entre las ruinas
de mi sangre,
después de brotar
en mis ojos
estigmas de pasión,
después de que el fragor
de las cruentas batallas
sea un sosegado recuerdo,
después de que tu rostro
se haya deshecho
como las horas
en un reloj de arena,
después de que el sexo
sólo sea un resplandor
en las largas noches
de tormenta,
después de que muera
esta soleada tarde
como un reguero
de roja pólvora,
después, cuando llegue
la densa noche
y yo regrese,
mi cuerpo temblará
ceñido a tu memoria.
Y al alba silbará una bala
en mi corazón
y en mi cerebro.

11 comentarios:

  1. qué sentido tiene el regreso tan poblado de lo que se ha ido...

    recuerdos suicidas se rebelan contra el tiempo

    un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Después de todo ello,
    donde dejar ahora mi corazón tan arrugado,
    donde comprar un sentimiento
    que me llene de tu aroma perpetuo.
    Despues de tenerte
    soy pájaro abatido
    que apenas puede dejar de mirarte.

    ResponderEliminar
  3. Después y solo después
    en mi memoria vivirás !

    Te espero siempre
    Al otro lado del deseo

    ResponderEliminar
  4. Que lindo que es leerte poeta, enhebrando pasiones, convirtiéndolas en imágenes...
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. ...Me dejo caer en mi cama,
    bebiendo mi pasado a grandes sorbos,
    dejando para el final algo delicioso...
    una gota de eternidad
    mezclada en un poco de agua...

    Es mi final...
    de un poema ya publicado!

    Saludos conversos.

    ResponderEliminar
  6. Tu poesía levanta brisas...hace que los que nos enredemos en ella no podamos vivir de otra manera que no sea en poesía.
    Como el último segundo de esa bala Es la que marca el final más riguroso y sin embargo es poesía.
    Gracias amigo
    REL

    ResponderEliminar
  7. qué sublime!!!

    Me gustaría que fuese mío,

    lo hago mío,lo siento mío!

    ♥♥♥besos♥♥♥

    ResponderEliminar
  8. Dulce y suave, poético y romántico. Llega directo al corazón enamorado. Un abrazo poeta!

    ResponderEliminar
  9. Tremendo poema. El final es estremecedor. Muy bueno.

    ResponderEliminar
  10. A todas y a todos

    Y llegó el alba,
    y silbó la bala,
    y mi corazón
    se partió en añicos,
    y mi cerebro
    se quemó en un instante,
    pero continuo vivo.

    Un abrazo

    ResponderEliminar

Inexorablemente, dos somos infinitamente más que uno.