“Soy el que es nadie, el que no fue una espada
en la guerra. Soy eco, olvido, nada.”


JORGE LUIS BORGES

jueves, 20 de marzo de 2008

Cumbres de Artenara

Procesión en la cumbre, 1935/1936 - JESÚS ARENCIBIA

Muere la tarde
en las cumbres
de Artenara.

En el horizonte,
detrás de la corona
de Tamadaba,
el Teide se desgrana
en un inmenso mar
de ámbar.

Muere la tarde
en las cumbres
de Artenara.

La serena lluvia
germina la luz
de la luna embelesada
en la rama florecida
de un ciruelo solitario.

Muere la tarde
en las cumbres
de Artenara.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Inexorablemente, dos somos infinitamente más que uno.