“Soy el que es nadie, el que no fue una espada
en la guerra. Soy eco, olvido, nada.”


JORGE LUIS BORGES

viernes, 10 de mayo de 2019

Sueño y dolor


















Posesión, 1914 - NÉSTOR MARTÍN FERNÁNDEZ DE LA TORRE

La noche se hace más oscura 
en un corazón sin latido,
donde solo habita el silencio
dentro del vértigo y la soledad.
Las sombras arrasan la piel
y se infiltran hasta la médula,
transformando la sangre en hiel
con la luz cómplice de la luna. 

La noche es una azucena herida,
una desconsolada y tierna amapola
que aflora siempre en unos labios 
rotos por el sueño y el dolor. 

4 comentarios:

  1. Cuando el día vence a la noche
    es un nuevo renacer.

    Un abrazo grande

    ResponderEliminar
  2. Mucho tiempo sin escribir aquí poeta, eso siempre es una pérdida grande, cuando falta semejante talento.

    Te dejo las felicitaciones por si vuelves ya, que así sea.

    UN abrazo

    ResponderEliminar

Inexorablemente, dos somos infinitamente más que uno.