“Soy el que es nadie, el que no fue una espada
en la guerra. Soy eco, olvido, nada.”


JORGE LUIS BORGES

viernes, 10 de mayo de 2019

Sueño y dolor


















Posesión, 1914 - NÉSTOR MARTÍN FERNÁNDEZ DE LA TORRE

La noche se hace más oscura 
en un corazón sin latido,
donde solo habita el silencio
dentro del vértigo y la soledad.
Las sombras arrasan la piel
y se infiltran hasta la médula,
transformando la sangre en hiel
con la luz cómplice de la luna. 

La noche es una azucena herida,
una desconsolada y tierna amapola
que aflora siempre en unos labios 
rotos por el sueño y el dolor. 

3 comentarios:

Inexorablemente, dos somos infinitamente más que uno.