“Soy el que es nadie, el que no fue una espada
en la guerra. Soy eco, olvido, nada.”


JORGE LUIS BORGES

martes, 12 de febrero de 2013

Miedo


Anger, Remorse, Fear or Incontinence, 1996. - ERIC FISCHL


Este desasosiego que me circunda,
y envuelve de manoseadas palabras
cada uno de mis de silencios,
no es más que miedo.
Tengo miedo que, sin darme cuenta,
dejen de crecer flores en mi memoria
y que la primavera se haga otoño
entre las estrías de la piel.
Tengo miedo que el mañana
sea tan solo este preciso instante
y jamás vuelva a desgranar la luz
con las yemas de mis dedos.
Tengo miedo que el aire que respiro
deje de entrar en mis pulmones
y poco a poco se cubra de niebla
cada trozo de mi cuerpo.
Tengo miedo a la oscuridad de la noche,
a este tiempo siempre infame
que se deshoja dentro de mis ojos,
y a ese día que no termina de amanecer.

Tengo miedo del olor de la muerte
cuando hay tanta vida por vivir.

13 comentarios:

  1. Yo también Noray, también tengo el mismo miedo que tú expresas en tu poesía... y me veo inerme... y en mis sueños se cuelan las pesadillas que proyectan estos miedos y despierto se cuelan en mis cotidianos pensamientos... y me encogen el corazón y me nublan la razón... no sé, pero queda la esperanza de que esos miedos pasen y la vida sea un transito alegre por muchos años.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Precioso poema con algunos versos tan gloriosos como estos: Tengo miedo a que el mañana
    sea tan sólo este preciso instante.


    Enhorabuena, Jose.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Gracias por este poema, José Alberto, gracias. Es una maravilla. Compartiendo el miedo al olor de la muerte, parece que se disipa. Es un tema del que vengo escribiendo hace años, desde que vi morir a mi madre en mis brazos.
    Nos han enseñado la muerte como algo macabro y no como lo que es: una liberación del dolor y un paso hacia una nueva etapa de evolución. Yo al menos lo siento así, y por eso intento, que es harto complicado, vivir cada momento intensamente porque no tenemos más que el instante.
    Un beso enorme, poeta.

    ResponderEliminar
  4. Compartimos el mismo miedo,y mientras,nos desborda el silencio en torno de todo lo que nos quedó por decir...
    Tu poesía es primavera permanente,tú no deber temer poeta!

    ResponderEliminar
  5. Entre todo, es positivo que estés alerta, el miedo es necesario con buenas cuotas, inclusive para formar este bello poema

    Un abrazo Noray

    ResponderEliminar
  6. Te sigo hace un tiempo y sí eres un poeta...
    el poema de hoy-TENGO MIEDO -es portentoso, de una sinceridad tremenda , donde en lo mas profundo del alma ...muy adentro , hay momentos en que tenemos ese miedo.

    Un abrazo Jose.Antonio.

    ResponderEliminar
  7. Esos miedos que nos acechan a todos en algún momento de nuestra vida. Has bordado este poema, amigo José. Son versos vividos como una especie de liberación interna, versos dolientes que expresan la necesidad de zafarse de ese miedo y al mismo tiempo tratar de entenderlo.

    Un abrazo, José

    Fina

    ResponderEliminar
  8. potente poema José, el miedo
    cable a tierra de nuestra consciencia en esta fragilidad humana
    resabio alojado en el hipotálamo
    que nos alerta y nos hace sobrevivir antes las adversidades


    besitos y feliz semana

    ResponderEliminar
  9. El miedo solo nos frena ante el camino de los sueños. Debemos aparcarlo en el andén para seguir libres de cargas. El mañana es nuestro. Los miedos deben esfumarse como el humo de un cigarro.
    Besos amigo mío.

    ResponderEliminar
  10. Me identifico con tus versos, todos esos miedos son los mismos que casi siempre me atenazan o me subyugan, aunque casi nunca me atrevo a confesarlo por no poner al descubierto mis debilidades o cobardía.

    Leerte me ha hecho sentir que no estoy sola con mis miedos, que hay miedos que son comunes y que a todos nos acechan, y que quizá lo más importante: no debemos dejar de vivir por miedo a la vida, porque eso es sólo anticipar la muerte, algo así como si dejásemos de respirar por miedo a que la polución nos haga daño en los pulmones.

    Besos

    ResponderEliminar
  11. Esos miedos nos invaden
    y todo el invierno
    se aposenta en cada poro.

    Un abrazo muy grande

    ResponderEliminar
  12. Y la parca siempre rondando... la vida, fugaz, lenta, con todos sus instantes y consecuencias... Saludos desde la peninsula.

    ResponderEliminar

Inexorablemente, dos somos infinitamente más que uno.