“Soy el que es nadie, el que no fue una espada
en la guerra. Soy eco, olvido, nada.”


JORGE LUIS BORGES

jueves, 18 de octubre de 2012

La luz de tu cuerpo


Desnudo, 1966 – CRISTINO DE VERA

Ya es tarde para la espera.
El latido de la noche emerge
entre el murmullo de la piel.

Lentamente me diluyo,
como un antiguo recuerdo,
en el diapasón de la memoria.

A partir de mañana enhebraré
la luz de tu cuerpo
en el collar de mi olvido.

No habrá más ausencia.
El rocío ha muerto al alba
sobre las rosas de otoño del jardín.

6 comentarios:

  1. Cuanta fineza y dolor de carne y alma...

    Te leo y me estremezco.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. De una sensibilidad
    exquisita.

    Un gran abrazo

    ResponderEliminar
  3. Cuánto me alegro de haber llegado a este espacio tuyo, José A.!!!
    Amor, dolor... en un poema delicado que emociona.
    Un saludo!!!!

    ResponderEliminar
  4. Me has retuiteado, te he encontrado y ahora recuerdo tu blog. Eres un histórico, ya me acuerdo.
    Un abrazo y sigue con la palabra, por favor.

    ResponderEliminar
  5. Que mejor poema que al cuerpo desnudo, en que cada trozo de piel enhebra un verso.

    ResponderEliminar
  6. Tú y tus maravillas iluminan tus silencios

    ResponderEliminar

Inexorablemente, dos somos infinitamente más que uno.