“Soy el que es nadie, el que no fue una espada
en la guerra. Soy eco, olvido, nada.”


JORGE LUIS BORGES

viernes, 29 de junio de 2012

Hombre de esperanzas rotas


Freedom of speech, 1943 - NORMAN ROCKWELL


“Decid, ¿quién devolvería el recuerdo de la vida
al hombre de esperanzas rotas?”

LÉOPOLD SÉDAR SENGHOR


Con el paso del tiempo
nos quebrantan las noches,
se rompen los espejos de la memoria,
tarda más en llegar el alba.

No hay palabras que se levanten
en mitad de la noche fría
para batirse en duelo
contra el diapasón del miedo.
Sólo hay cuentas de soledad
que van cayendo lentamente
al abismo de la sangre.
Sólo queda la desesperación
y el inseparable silencio,
aunque suene el Pájaro de Fuego
de Stravinski en el salón.

La luz siempre se hace difusa,
como lo es la libertad,
casi ausente,
en la gastada retina
de un hombre de esperanzas rotas.

7 comentarios:

  1. Bueno, nunca hay que perder la esperanza, amigo Noray. El otro día vi una historia por TVE de un espléndido hombre que perdió ambas pierna de noche y ha sido capaz de llenar de esperanza su vida, hasta llegar a subir con sólo sus manos al Kilimanjaro. No podemos decir que la esperanza no existe. A veces fallamos y nos dejamos embaucar por los que piensan que no existe, pero de vez en cuando, aparece, para demostrarnos que si no la tenemos es que no la queremos. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  2. La esperanza es un mal menor. Suele jugarse nuestra energía a "los chinos" el mejor antídoto es mirar hacia adelante e intentar recomponer el puzzle.
    Besos

    ResponderEliminar
  3. La esperanza no nos la pueden arrebatar.

    Saludos,

    ResponderEliminar
  4. Sea como fuere,
    nunca debemos dejar caer los brazos...
    Comprender nuestros latidos,
    buscar la luz que nos quede
    y jugarnos el ultimo aliento.

    Porque si arriesgamos podemos perder,
    pero si no arriesgamos...
    estamos perdidos.

    No te tropieces
    con tus propios pasos,
    date una oportunidad,
    no crees?

    ResponderEliminar
  5. El tiempo, nuestro tiempo, inexorable caminante y ladrón de tantas vidas, nunca podrá borrar las huellas que dejamos en el camino. Tiene la batalla perdida.
    Un poema triste, pero tus versos son bellos, Jose.

    Un saludo cordial

    FINA

    ResponderEliminar
  6. La luz siempre se hace difusa,
    como lo es la libertad,
    casi ausente,
    en la gastada retina
    de un hombre de esperanzas rotas.

    Triste, sí, pero acertado, desnudo y real. ¡A cuánt@s se les han roto las esperanzas...!
    Me parece muy bueno este poema. Y el poeta tiene que decir lo que siente y lo que observa.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Inexorablemente, dos somos infinitamente más que uno.