“Soy el que es nadie, el que no fue una espada
en la guerra. Soy eco, olvido, nada.”


JORGE LUIS BORGES

martes, 31 de enero de 2012

Cuatro intentos



Brisa Interrumpida, 1977 - JOSÉ HERNÁNDEZ



“Que la vida iba en serio
uno lo empieza a comprender más tarde”

JAIME GIL DE BIEDMA



Intento trazar la luz
en cada latido de mi carne,
en cada palabra no dicha
en el naufragio de mi sexo,

escribir el silencio
en las sombras de las aves
que vuelan acompasadas
entre las nubes del crepúsculo,

mantenerme en pie
en espera de ganar otra batalla
contra la desazón y el dolor
que se esconden en este cuerpo.

deshojar nuevos pétalos
donde no cuajen más lágrimas,
ni frágiles cenizas de escarcha
de un jardín que fue primavera.

6 comentarios:

  1. Sin duda la vida es intentar...cada día algo nuevo o siempre lo mismo.Precioso poema.Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Antes del acierto
    el intento es
    la esperanza.

    Un gran abrazo

    ResponderEliminar
  3. Siempre es necesario levantarse una y otra vez,
    reinventarse y aferrarse a la esperanza de un nuevo amanecer.

    Cada verso se hila suavemente con los acordes de fondo,.. magistral tu poema,.. y la elección de la música que lo acompaña,..

    Echaba de menos escribirte,
    aunque no haya dejado de leerte nunca.

    Siempre estoy, en silencio,
    pero estoy.

    Un abrazo my noray.

    ResponderEliminar
  4. Miro més enllà del nostre entorn
    veig uns núvols de tempesta,
    mentre el vent despentina
    les copes dels arbres
    i fa volar les darreres fulles seques
    dels plataners
    que encara no s’ha esporgat.
    Encara retronen entre les parets
    els darrers gemecs
    que els cossos cantaven
    entre petons i carícies,
    pintats per les ombres
    de les aus
    que voleiaven un cel cada cop més fosc.
    Dempeus fito un horitzó estrany
    amb un futur solitari,
    qui sap si aviat sagnarà un cor
    que volia cantar,
    desfullant anhels enlloc de plors.
    Plantaré en un jardí qualsevol,
    allunyat de mi,
    les llavors del que un dia vam compartir,
    esperant que a l’ombra de qualsevol arbre,
    neixi fort,
    allò que no vaig poder mantenir dins meu,
    cendres d’un incendi apassionat.

    ResponderEliminar
  5. Lo mejor es subirse a lo alto de los días, reptando por las horas, y esperar al viento para que nos sacuda la sed. La sedienta necesidad de no volver a intentar....
    Todo un placer poder leerte aquí también
    Un saludo
    mj-gaoalma

    ResponderEliminar

Inexorablemente, dos somos infinitamente más que uno.