“Soy el que es nadie, el que no fue una espada
en la guerra. Soy eco, olvido, nada.”


JORGE LUIS BORGES

jueves, 6 de octubre de 2011

A la espera del próximo alba

Cuando llega el alba (Variaciones sobre la noche), 1951 – JUAN ISMAEL

El fuego avanza por mis venas
calcinando el cuerpo y la palabra
a la sombra de la luna.

Ya no arde el deseo a flor de piel
en esta carne desierta y ajada.

La noche se hace interminable silencio
en el hervidero vacío de mis ojos
a la espera del próximo alba.

11 comentarios:

  1. Pero el alba llega, siempre llega a regalarnos la belleza de la luz de la mañana...
    Preciosa manera de plasmar ese vacío, ese interminable silencio...
    Un placer leerte. Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. un triste poema pero una belleza de composiciòn.

    un fuerte saludo

    fus

    pd.te invito que pases por mi blog

    ResponderEliminar
  3. Una espera tan poética la tuya.
    Es siempre un enorme placer pasear por tus letras José Alberto.
    Un abrazo,

    Clara

    ResponderEliminar
  4. Después de la noche
    siempre hay un amanecer,
    nueva luz,nuevo día.

    Un gran abrazo

    ResponderEliminar
  5. Por fin, puedo volver a entrar en tus poemas! Es cierto, a veces pareciera que no volverá a amanecer, y sin embargo por increíble que nos parezca, el sol cumple con su misión.
    Un placer encontrarte de nuevo en tu sitio, y un placer haber compartido el aire poético de Sigüenza.

    ResponderEliminar
  6. Querido Noray:

    Qué estremecedor vacío, el que cincelas, a la espera de que llegue el alba. Me ha hecho recordar la noche terrible de los últimos fusilados del franquismo, esperando un alba definitiva, muy distinta, sin embargo, a la que amanecerá para ti, llena de luz y de belleza.

    ¡Cómo me alegro de que fueras a Sigüenza y que la disfrutaras! También por puro egoismo porque me ha brindado la oportunidad de conocerte del mejor modo posible: con los versos en la boca y en la bella ciudad que un día fue mía.

    Gracias por tu comentario, que me ha llegado al fondo del esternón donde se aloja el alma, que no tenemos.
    Mi mejor abrazo
    Elvira

    ResponderEliminar
  7. Querida Elvira:

    Es un inmenso honor para un aprendiz de poeta y un fervoroso admirador tuyo, aunque casi siempre permanezca en la sombra, tu visita a mi blog y que me dejes este magnífico comentario.

    En Sigüenza disfruté de unos hermosos momentos junto a tu hermano, aunque tú también estabas en el aire.


    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Hay fuegos que nunca dejan de quemar. Eternamente.

    Saludos y un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. así es , así se siente
    es mi manta

    besitos y feliz fin de semana

    ResponderEliminar
  10. Pues la vida no es sólo alba.

    Saludos,

    ResponderEliminar
  11. Esos momentos a solas con uno mismo, sin día que nos enfoque, sin micrófonos que escuchen; a solas con nuestro pasado, a solas con el presente y con ese miedo escénico a enfrentarnos a un futuro que amenaza con quitarnos el deseo de seguir luchando por lo que aparenta ser la continuidad de lo ya luchado… Esos momentos que sólo la noche conoce.

    Querido Noray, lo bueno es que cada día amanece de nuevo y con ellos la esperanza de un nuevo deseo.

    Un placer leerte en esta noche y otro haberte puesto imagen en Sigüenza. Un abrazo

    ResponderEliminar

Inexorablemente, dos somos infinitamente más que uno.