“Soy el que es nadie, el que no fue una espada
en la guerra. Soy eco, olvido, nada.”


JORGE LUIS BORGES

jueves, 1 de septiembre de 2011

A veces el silencio

Espuma de cielo - 1993 - MARÍA AMARAL

A veces el silencio
es demasiado frío
y termina helándose
entre voces nocturnas
que sólo supuran sexo
en las oscuras cavidades
donde se forja el verso.

A veces el silencio
se hace eco candente
y late en la sangre,
y aflora en los labios
de una rosa deshojada
que desnuda se precipita
al vértigo del alba.

7 comentarios:

  1. caras de la misma moneda
    pero ciertas comolo son las auroras


    abrazooooo

    ResponderEliminar
  2. Hay silencios miles, en blanco y negro o de colores.
    Hermoso poema.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. a veces la premura nos hace cómplices de nuestras cenizas, que resplandecen con la dulzura del códice de nuestras premisas...
    y amanecen silencios desde las cornisas
    y deslumbran las almas tantas coincidencias.

    ResponderEliminar
  4. ¿Cuándo me presentarás al silencio?

    ResponderEliminar
  5. A veces el silencio nos persigue.

    Saludos y un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Silencio, soledad... temas con tanto que decir.

    Nos vemos pronto.

    Jesús Arroyo

    ResponderEliminar
  7. A veces el silencio se pronuncia a gritos, pero envuelto en papel de celofán, como en estos versos.
    Abrazos.

    ResponderEliminar

Inexorablemente, dos somos infinitamente más que uno.