“Soy el que es nadie, el que no fue una espada
en la guerra. Soy eco, olvido, nada.”


JORGE LUIS BORGES

viernes, 23 de septiembre de 2011

Réquiem de estrellas


Noche estrellada, 1923/24 - EDVARD MUNCH


“tanta muerte tenías que a veces creímos
que abajo en el silencio
se encontraba el cadáver de tu luz”

JOSÉ MARÍA MILLARES SALL


Este día se hace noche
y esta noche nunca tiene fin.

Otro día que se cierra a surcos
entre los estigmas de la piel
para ir desplegando el sudario
donde depositar el silencio
de este tremendo infierno
en el que hemos convertido la vida
hasta poder huir en la memoria.

Esta noche que ahora comienza,
con un réquiem de estrellas
sobre la oscuridad de mi alma,
es otra última noche efímera
donde sigue ardiendo mi palabra
en la pira del olvido.

6 comentarios:

  1. ¿y cuando ya no nos queda ni la memoria?.
    Muy bello tu poema
    Saludos

    ResponderEliminar
  2. no dejes quemarte amigo

    un abrazo para no olvidarte

    ResponderEliminar
  3. palabras que arden, quemaduras que nos dejan recuerdo...lamento no haber podido ir a sigüenza, espero y deseo que en la próxima podamos conversar de noches de estrellas y de noches sin ellas.

    ResponderEliminar
  4. nada que decir, simplemente arderse

    un abrazo y buen fin de semana

    ResponderEliminar
  5. Eterna huída, a veces, tan imprescindible.
    Tremendo poema, Noray.

    Un beso.
    Laura

    ResponderEliminar

Inexorablemente, dos somos infinitamente más que uno.