“Soy el que es nadie, el que no fue una espada
en la guerra. Soy eco, olvido, nada.”


JORGE LUIS BORGES

martes, 6 de septiembre de 2011

Cenizas


Idilio atómico y uránico melancólico, 1945 – SALVADOR DALÍ

Se desmorona el olvido
sobre las huellas del tiempo.
Ya no quedan rescoldos
que aviven la memoria. 
Tan solo cenizas,
escombros de voces y viento,
ecos desterrados al silencio 

del último amanecer.

6 comentarios:

  1. sí, al silencio eterno los ecos desterrados
    ellos se hacen estrellas


    abrazo

    ResponderEliminar
  2. bajo los escombros
    tirita aquella estrella...(él lo sabe)

    abrazo

    ResponderEliminar
  3. aprovechemos los escombros, para tejer una coraza de corteza dura que nos haga inmunes a los silencios más profundos de nuestra propia alma en las noches más frías de nuestro propio cuerpo...y seguir de pie, porque aún quedan personas a quien amar.

    ResponderEliminar
  4. Me quedo con cada una de tus palabras, sin dejar de lado ninguna. Para repetirlas y disfrutarlas.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Qué buen poema Noray. Está hecho a medida.

    ResponderEliminar
  6. Nunca hay cenizas en lo que no puede morir.
    Un beso mi querido Noray

    ResponderEliminar

Inexorablemente, dos somos infinitamente más que uno.