“Soy el que es nadie, el que no fue una espada
en la guerra. Soy eco, olvido, nada.”


JORGE LUIS BORGES

jueves, 4 de agosto de 2011

Entre dos orillas


Autorretrato (Desnudo masculino sentado), 1910 - EGON SCHIELE

nuestros cuerpos naufragan
entre dos orillas

se deslizan entre el filo de la vida
y la frontera de la muerte

en el cálido amanecer del  horizonte
y en la opacidad de la noche negra y fría

siempre con la soledad
tatuada a flor de piel

esquivando el vértigo
de nuestra propia agonía

11 comentarios:

  1. Dichosa soledad, que no nos la quitamos de encima nunca...
    Un abrazo,Noray.

    ResponderEliminar
  2. Ahora que por un rato ha dejado de perseguirme me quedo en ese cálido amanecer .. hasta que me encuentre de nuevo.
    Un placer leerte y gracias por tu atento comentario (más que comentario poema, o así al menos lo he sentido)

    ResponderEliminar
  3. La soledad navega en el filo del agua, en esas riberas que baña el olvido, fronteras indelebles que arañan las edades y los tiempos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. es una plena dicha estar al filo de una muerte tan pero tan dulce cuando se trata de dos

    hermoso y sensual poema José
    abrazooo

    ResponderEliminar
  5. Dos orillas, que están condenadas a encontrarse y a entenderse, aunque solamente sea a ratos...

    Llevaba días sin comentar (cosas de las vacaciones) pero ya de nuevo por aquí.

    Saludos y un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Lo intento de nuevo, querido Jose, a ver si esta vez los duendes blogueros admiten mi comentario.

    Es un de esos poemas tuyos magistrales que tanto me gustan, escritos como de tirón, con una única frase que hace que, al leerlo en voz alta, se estremezca el alma.

    Eres grande, Noray.

    ResponderEliminar
  7. Será lo que nos propone la vida ir como niños desamparados por caminos misteriosos en busca del refugio (¿existe?)


    Mi alma.


    M.

    ResponderEliminar
  8. Tengo mas pensamientos que comentarios a este poema, tienes esa habilidad sin intención para lograrlo.

    un abrazo!!

    ResponderEliminar
  9. Esquivando las piedras
    vamos andando camino.

    Me ha encantado.

    Abrazos

    ResponderEliminar
  10. Siempre andamos entre dos orillas, amigas inseparables, soledad dulce y amarga.
    Al fin y al cabo en esos momentos de soledad es donde se escriben los más bellos poemas, como la maravilla y la belleza que dejan el tatuaje de tus versos.

    Precioso.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  11. Encontrar un poema de esta envergadura, es como tener frente a mí un paisaje soñado en el cual quisiera vivir.
    Un abrazo desde Argentina.

    ResponderEliminar

Inexorablemente, dos somos infinitamente más que uno.