“Soy el que es nadie, el que no fue una espada
en la guerra. Soy eco, olvido, nada.”


JORGE LUIS BORGES

jueves, 21 de julio de 2011

Estambres de silencio

El cadáver de Francis Bacon a la espera de ser incinerado, 1993 - JUAN MASSANA

Ya sé que cada hora,
haga lo que haga
y pase lo que pase,
no es otra cosa
que sesenta minutos
de muerte en mi reloj.

Sé que todos los espejos
que alumbran la memoria
se rompieron aquella noche
de abril del noventa y dos
cuando murió Bacon
en una clínica de Madrid.

Ya sé que, por oscura
que sea esta última noche,
el sol derretirá de nuevo
las escarchas de luz
en el horizonte del tiempo
al llegar el próximo amanecer.

También sé que ya
no me quedan más palabras
con las que construir versos
impregnados de nebrina
que éstas que ensarto ahora
con estambres de silencio.

6 comentarios:

  1. Con estambres de silencio tengo suficiente,
    soy de fácil conformar.
    Me ha gustado mucho tu poema

    ResponderEliminar
  2. Tú siempre tendrás palabras -bellas palabras-, querido Noray.
    Y aún hay pendiente por ahí ese gintónic que las perfuma.

    Gracias por tu poesía y por "presentarme" a Bacon en tantas de tus entradas.

    Besos mediterráneos de mar eterno.

    ResponderEliminar
  3. El sol y la escarcha, deshojan cada momento, siempre habrá sándalo o ámbar para tus letras. Entre los silencios se reconstruyen los espejos.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Admirado poeta Noray: es estupendo que alguien se acuerde del pobre Francis Bacon. La vida del hombre es así. Pasado el tiempo, desaparece para siempre sin que nadie, sólo algún poeta, la recuerde. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. que me gusta la palabra estambres,abre muchas construcciones

    tus palabras hacen un gran tejido , es más lo bordas con cada uno de esos hilos

    felicitaciones

    ResponderEliminar
  6. El silencio siempre nos persigue...

    Saludos y buen viernes.

    ResponderEliminar

Inexorablemente, dos somos infinitamente más que uno.