“Soy el que es nadie, el que no fue una espada
en la guerra. Soy eco, olvido, nada.”


JORGE LUIS BORGES

jueves, 23 de junio de 2011

Noche de San Juan


Eclipses, 2006 - JOSÉ MARÍA SICILIA

Acaba otra jornada
entre amapolas de sangre
perfumadas de nardos.
Arderá la noche oscura
entre el sulfuro de las nubes
y la mirada cómplice de la luna.
No hay corazón
en este inmenso mundo
que se resista al embrujo del fuego
en la noche de San Juan,
ni pueda abandonarse al sol
de un nuevo amanecer.

9 comentarios:

  1. Son recuerdos de noches de infancia, noches que desaparecieron en este país, a la vez tan próximo y tan lejano.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Un embrujo que no se puede perder. Ardiente amanecer en las cavernas del alma.

    Precioso.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. mientrasl el calendario exista el 21 de junio tendremos la magia y los lazos con los antiguos, acá se celebra el año nuevo indigena, con todos los sones y rogativas

    besitos

    ResponderEliminar
  4. Si en la hoguera se queman los malos augurios, además, será una noche mágica.

    ResponderEliminar
  5. al fuego nos encomendaremos entonces...

    ResponderEliminar
  6. Feliz verbena y que los versos se renueven en el fuego y en la magia de esta noche.

    Un abrazote
    Marian

    ResponderEliminar
  7. Fuego, fuego, no tengo miedo al fuego.
    Será que ya me quemaron alguna vez?
    O me queme yo sola en algún amor torrido jejeje
    Los nardos huelen muy bien pero donde se pongan las azucenas...
    Me gustan tus versos de San Juan y de San Froilan.
    Esta noche habrá hogueras en las Canteras... que hermoso ver el reflejo de las fogatas en su aguas

    ResponderEliminar
  8. Muy hermoso Noray. Es cierto que no hay quien se resista sobre todo al sol del amanecer.
    Abrazos

    ResponderEliminar
  9. Desde luego que no, no hay corazón que se resista a una noche tan mágica!
    Besos

    ResponderEliminar

Inexorablemente, dos somos infinitamente más que uno.