“Soy el que es nadie, el que no fue una espada
en la guerra. Soy eco, olvido, nada.”


JORGE LUIS BORGES

jueves, 3 de febrero de 2011

La voz de mi propio olvido

Autorretrato (detalle), 1887 – VINCENT VAN GOGH

“Ahora contemplo el mar.
No tengo miedo ni esperanza.”

ANTONIO GAMONEDA

He caído tanta veces en el abismo,

tantas las noches que he sufrido
el vértigo de las sombras
latiendo entre mis sienes,

tantas noches en las que sólo
he escuchado en mis sordos oídos
una desconsolada pavana de muerte,

son tantas noches combatiendo cuerpo a cuerpo
en las brunas trincheras de la palabra
contra el exterminio de mí mismo,

que al final me he convertido
en la voz de mi silencio
y de mi propio olvido.

15 comentarios:

  1. Cómo duele este poema, cómo duele...

    Un abrazo, Noray.

    ResponderEliminar
  2. Esa voz resuena en mis ecos, constantemente.

    ResponderEliminar
  3. Suena a derrota y a tristeza, pero la voz del silencio es la voz más auténtica.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. ¿quién pinto al dolor de tonos amables?
    Que me digan... ¿quién sobornó a la noche hiriente?

    ResponderEliminar
  5. cada noche se muere
    cada despertar es un nacimiento

    Besos Poeta
    Buen viernes:)

    ResponderEliminar
  6. Ese silencio se palpa en dad una de las noches, cuando el alma vaga solitaria.

    Un buen poema.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Duele tanto tu palabra , hay tanto vacío en las paredes de tu noche.


    Te abrazo


    MaLena

    ResponderEliminar
  8. Que nunca se apague esa voz.

    Un poema muy visual, además de espléndido.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  9. La palabra, antes de entrar en batalla con mentes
    estancadas, cerradas o intolerantes, que intentan imponerse, mejor es entrar en el silencio.
    Preciosa poesía!!
    Te abrazo Noray

    ResponderEliminar
  10. Paradojicamente o tal vez intencionado, tu poema tiene forma de vasija, será para que pueda meterse a si mismo en ella y de ese modo encerrar el dolor.
    Genial!!!
    Besotes

    ResponderEliminar
  11. Noches interminables que nos invitan a la desesperación. Abrazos.

    ResponderEliminar
  12. El caerse no es derrota
    cuando en el levantarse
    está la victoria.

    Gracias por tan bellos
    y buenos versos.

    Un gran abrazo.

    ResponderEliminar
  13. nos enterramos solitos muchas veces, soledad, fobia ...

    un abrazo

    ResponderEliminar
  14. Profunda reflexión lleva tu poesía honda y más y más cada día....
    Besos herida de silencios...Mía

    ResponderEliminar

Inexorablemente, dos somos infinitamente más que uno.