“Soy el que es nadie, el que no fue una espada
en la guerra. Soy eco, olvido, nada.”


JORGE LUIS BORGES

jueves, 13 de enero de 2011

Náufrago

Náufrago, 2009 – HERVÁS AMEZCUA

Desentraño el tiempo
en la matriz del océano
de mi propio cuerpo
e hilvano el verbo
con el sedal cristalino
del eterno silencio.

Soy un náufrago,
acaso un resto abandonado
del infalible pasado,
cayendo en el abismo
violento y oscuro
de un futuro incierto.

18 comentarios:

  1. Noray, bendito naufrago.
    Eres el faro que brilla en las tormentas.
    Preciosa música

    ResponderEliminar
  2. Futuro incierto... tú lo has dicho.

    Y es que, hay futuros que se adivinan en el presente, pero hay presentes que solo saben del pasado.

    Situacines hay en las que tu poema de hoy en el espejo se reflejan cuando me miro.

    Abrazos

    ResponderEliminar
  3. Sólo somos naúfragos, querido amigo, y mientras escribo el comentario, Neruda me susurra en tu barra lateral"todo en ti fue naufragio"
    besos enormes.

    ResponderEliminar
  4. Toda la humanidad naufraga en un mar de incertidumbre.

    Tú, hombre, verso, faro, isla a la que arribamos.


    Besos.

    ResponderEliminar
  5. Los náufragos también llegan con el devenir del tiempo a la orilla.

    Amo tu palabra y la bendigo.



    M.

    ResponderEliminar
  6. Todos los futuros son inciertos, menos mal que a veces somos capaces de ver la luz de nuestro faro.

    ResponderEliminar
  7. En tu naufragio, no olvides nunca lápiz y papel.
    Tus versos son el alimento.
    La balsa salvadora.

    Besos enormes, Noray,

    ResponderEliminar
  8. Naúfrago entre naúfragos, confiamos en tu luz para encontrar el camino de regreso en el más marinero de los navios.

    Besos

    ResponderEliminar
  9. Supongo mi querido Noray que todos los futuros son inciertos... si creo que algunos que naufragan... llegan a veces a su orilla... esa que los recogerá con sonrisas... (la mia hoy inmensa al poder leerte)
    Besos como siempre, directos al alma!!!

    ResponderEliminar
  10. Un naúfrago que no va a la deriva; encontrarás buen puerto en futuro cierto. Tu sextante es la poesía.
    Un abrazo, amigo.

    ResponderEliminar
  11. Querido Noray:

    ¡Cómo me gustaría haber escrito estos tres bellos y puros versos:"hilvano el verbo/con el sedal cristalino/del eterno silencio"!

    Gracias por regalarme en tu comentario un poema de José Agustín Goytisolo, que no conocía, y por la Canción desesperada de Neruda en la voz Paco Ibáñez. Y ahora un fragmento de la Boheme? Demasiado perfecto todo, amigo mío, no puede haber un puerto más hospitalario!
    Un fuerte abrazo
    Elvira

    ResponderEliminar
  12. Naufrago o no has vivido tu aventura y lo sigues haciendo.

    Un abrazo,

    ResponderEliminar
  13. sos todo lo buena persona que nos transmites.

    abrazo fuerte querido Noray,

    ResponderEliminar
  14. Todos necesitamos una tabla para no ahogarnos en el mar. Una salvación a la que acogernos...

    Un fin de semana más estoy por aquí. Navegando entre tus cosillas. Genial.

    Saludos y un abrazo.

    ResponderEliminar
  15. Olá neste sábado em meu blog minha coluna poética, uma homenagem ao grupo Roupa Nova e Bruno Martins no chá das 5. Conto com sua visitá lá.

    informativofolhetimcultural.blogspot.com

    Magno Oliveira
    Folhetim Cultural

    ResponderEliminar
  16. naúfragos nos reconocemos
    y en el mar de sensaciones y palabras nos tocamos

    hermoso querido Noray, tus versos traspasan y llegan como saeta en el pensadero

    besos pa'ti
    muchas gracias por todas las buenas vibras, sin duda la energía ha hecho su trabajo mejor en esta recuperación

    ResponderEliminar
  17. Hola Noray.

    Son tus versos como el océano, profundos. Gracias por hacernos meditar y con ello poder aproximarnos a ese pensamiento que siempre nos sitúa en en borde de la fosa oceánica y nos asalta la duda, en esos momentos es cuando sabemos y hablamos con ella, esa soledad que siempre nos acompaña.

    Un placer leerte.

    Un abrazo.

    Aloe.

    ResponderEliminar
  18. también eres presente y futuro en mis brazos.

    ResponderEliminar

Inexorablemente, dos somos infinitamente más que uno.