“Soy el que es nadie, el que no fue una espada
en la guerra. Soy eco, olvido, nada.”


JORGE LUIS BORGES

martes, 18 de enero de 2011

Estela efímera


Génesis de una estrella, 1967 – LUIS MANUEL PASTOR


"¿Dónde se ha quedado mi destino?
No sé a dónde va. Me pierdo a mí mismo”.



Así hablaba Zaratustra, FRIEDRICH NIETZSCHE




Esta luz sin color,
que se vela en la mirada
y atraviesa la retina
hasta perderse en el cerebro.
Este haz incoloro,
que como un fino escalpelo
rasga y profana la sien
para desaparecer entre las arterias.
Esta postrera luz,
en la que arden las médulas de la noche,
es hoy una estela efímera
en medio de tanto silencio.

12 comentarios:

  1. la primigenia es absolutamente hermosa, así inmaculada, inhóspita, descontaminada...
    luz absoluta

    besos Poeta

    ResponderEliminar
  2. Y en la popa canta un marinero,
    añorando el puerto de su luz...
    Tengo un montón de entradas retrasadas para leer.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. siempre con algo bueno para decirnos. me gusta estar acá.

    ResponderEliminar
  4. Como siempre pura poesía y puro sentimiento.

    Un beso enorme, Noray.

    ResponderEliminar
  5. Aunque todo es efímero
    hay luz en tu poesía.

    Un gran abrazo

    ResponderEliminar
  6. Hola Noray:

    Siempre he pensado que para hablar con sentimiento este debe habitar en nosotros; magníficos versos.

    El placer es mío,al leerte.

    Aloe.

    ResponderEliminar
  7. Un poema de magnifica factura. Te lo aplaudo de pie. Mis respetos, Poeta.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Estupendas letras, como siempre amigo.

    Un abrazo.

    Rocío

    ResponderEliminar
  9. Esa nada es pura naúsea, un vacío que ningún crepúsculo es capaz de sortear.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. No son malos ciertos momentos como éstos, se madura y se aprende. Claro, si no anclamos el navío por, tanto tiempo, que su ancla se haga una con el fondo y no podamos zarpar. Pero, incluso así, podemos romper su ancla oxidada... Si recordamos estar habiertos a la vida y sus beldades.

    Un Abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Leerte con Tim Buckley y como música de fondo mi canción preferida le da color y matices azuladas al día.
    Huelen a infinito tus versos.

    Un abrazo,

    Clara

    ResponderEliminar
  12. Me sugiere algo muy concreto: la rapidez con que el sol desaparece y deja un pequeño rastro de luz sobre el agua del mar, mientras sentimos toda la grandeza y todo lo efímero a la vez.

    Tengo yo un soneto elaborado así: "este.../este....." ¿A qué recuerda esta construcción? A Santa Teresa y a Lorca en uno de sus "amor oscuro"... A mí me encanta esa fuerza con la que comienzan las estrofas.

    Un beso.
    Laura
    (((hoy me tocaba leer a Noray con tranquilidad... no sabes las ganas que tenía )))

    ResponderEliminar

Inexorablemente, dos somos infinitamente más que uno.