“Soy el que es nadie, el que no fue una espada
en la guerra. Soy eco, olvido, nada.”


JORGE LUIS BORGES

miércoles, 26 de enero de 2011

Buscando entre las ascuas

Bermejal 1, 1989 – BAUDILIO MIRÓ MAINOU

Esperanza contenida
sobre este almendro de escarcha
que madura con lentitud
hasta florecer entre mis manos.

Exánime deseo
bajo las ruinas de mi cuerpo
buscando entre las ascuas
para ser humo en el aire.

Verbo y silencio
dentro del etéreo jardín de luz
que aguarda con placidez
la llegada de la primavera.

19 comentarios:

  1. verbo y silencio
    en ascuas de Poesía
    tu pluma se perfila
    me ha encantado tu nuevo trabajo
    abrazooo

    ResponderEliminar
  2. Verbo y silencio entremezclados en un poema, nuevamente, magistral, querido Noray.

    Besos enormes!!!

    ResponderEliminar
  3. Que llegue pronto la primavera, amigo, a ver si se va este invierno tenebroso que nos acompaña hace tiempo (no el de las lluvias y nieves, sino el otro, el de este ruin occidente lleno de injusticias y miserias).

    Renazcamos de las ascuas con palabras de esperanza.

    Salud.

    ResponderEliminar
  4. Llegará la primavera, pero ya se asoma en ti. Gran abrazo, Noray.

    ResponderEliminar
  5. Sí, Noray.
    Ya falta menos para la primavera...
    Paciencia.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Esperanza contenida sobre este almendro de escarcha…que madura con lentitud…
    Hacia un tiempo que no te leía, y me ha encantado tu poema.

    Saludos besos

    ResponderEliminar
  7. El invierno espinado cultiva flores bajo la escarcha...
    Un saludo y buena poesía.

    ResponderEliminar
  8. Ya empiezan a florecer los almendros…
    Una abrazo.

    ResponderEliminar
  9. De l’eixut esquelet,
    feixuc muntatge
    per sobre l’escorça seca,
    estirant els branquillons
    com inerts dits morts,
    enlairats de cara al cel
    com una mà morta
    esperant que la vida
    que duu amagada brolli
    com grans en cadascuna
    de les estàtiques articulacions
    i tot i així se que amb cada brot,
    amb cada flor,
    amb cada fulla
    el meu solitari ametller
    m’oferirà un bri d’esperança,
    pintada de vegades
    amb pinzellades de boira,
    blanquinosa,
    farcida de llum,
    encetant d’antuvi
    una primavera
    esclatant d’il•lusió.

    ResponderEliminar
  10. Pues eso, Noray, a ver si llega ya de verdad, no la primavera, sino una primavera de verdad, que haga que florezca un jardín de ilusiones, alegrías, bondad, justicia, libertad y un largo, larguísimo etc.
    Me baño en tu poema sin secarme al sol, no lo quiero.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Precioso Noray, te leo también en el crepusculario de Fernando.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. El eterno equilibrio cuando florezcan tus almendros alrededor mio todo será escarcha, pero tendré tu palabra.


    Va un beso por el mismo mar que nos contiene.



    M.

    ResponderEliminar
  13. Habrá que adaptarse a casi todo, incluso a la primavera. Ya ves, otros somos de otoño, pero estamos de acuerdo, Noray, la esperanza, aunque sea contenida, hará que la escarcha se derrita y deje paso al florecer del alma.

    Besitos

    ResponderEliminar
  14. Esperanzador poema,
    de entre las ascuas
    del pasado todo
    vuelve, todo renace.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  15. Verbo y silencio...y se hizo el mundo.

    ResponderEliminar
  16. El reconocimiento personal reconforta la espera, siempre y cuando uno se acepte tal cual es... porque pensar en la primavera es algo bueno.

    Un Abrazo.

    ResponderEliminar
  17. Canto de esperanza, canto sensible, que se abre hacia el futuro. Muy buen poema, que nos deja algunas imagenes preciosas.

    Un abrazo, amigo mío.

    ResponderEliminar
  18. Hola Noray.

    Ella llegará, como lo hace siempre cumpliendo duelos, ella siempre llega.

    Bello poema.

    Un abrazo.

    Aloe.

    ResponderEliminar
  19. Que llegue pronto y haga renacer las esperanzas.
    Besos y una rosa amarilla

    ResponderEliminar

Inexorablemente, dos somos infinitamente más que uno.