“Soy el que es nadie, el que no fue una espada
en la guerra. Soy eco, olvido, nada.”


JORGE LUIS BORGES

martes, 2 de noviembre de 2010

Buscando sobre tus labios mi altar


Bañista 1, 2004 - MARIO ANTÍGONO

Si yo no estuviera unido a la mar
como estoy a la voz de la madrugada
cuando navego por tu piel soñada
buscando sobre tus labios mi altar,

y aunque en la noche me canse remar
y deje mi gabarra abandonada
con estambres de tu vida enhebrada
a este estandarte que es el verbo amar,

sentiría el vértigo del abismo
quebrando el muro de tu libertad
contra el feroz destino de mí mismo,

confinándome a mayor brevedad
sin más lastre que el sádico mutismo
de morir esta noche en soledad.

20 comentarios:

  1. de excelencia Poeta!!
    felicitaciones por este soneto
    beso

    ResponderEliminar
  2. Madre mía, Noray...un soneto!!! Y, además, con tanto sentimiento...para que luego digan que son fríos.

    Y unido, como siempre, al mar.
    Como yo a mi mar eterno.

    Un beso enorme, amigo querido.

    ResponderEliminar
  3. Admirado poeta Noray; se ve, se ve que eres un hombre de mar, que mira al mar, que sueña con el mar. Lo demás viene como consecuencia de ese amor a tu mar. Un cordial saludo.

    ResponderEliminar
  4. Me gusta el mar, me gustan los sonetos y me gusta el sentimiento que transmite este soneto.
    Bs

    ResponderEliminar
  5. No soy amante de los sonetos "clásicos" por regla general, pero este soneto trae el sello indiscutible de tu maestría poética, tu estética y tus sentimientos más auténticos y tangibles. Como tal, es una pieza de inusitada y armoniosa musicalidad: un canto tanto al amor como al romance entre la música de tus palabras y el oído que las posee, haciéndolas suyas. Esplendoroso, Noray. Abrazo grande.

    ResponderEliminar
  6. Mi querido Noray, hoy
    has hilado bellos versos
    con amor y agua de mar,
    el resultado ha sido
    un magnífico soneto.

    Te felicito

    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  7. Saltando de blog en blog llego al tuyo y me sorprende este soneto tan correcto como sentido y natural. Mi felicitación. Un abrazo

    ResponderEliminar
  8. Veo que es grande tu idilio con el mar, con la mar. Así esos bellos versos.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Mi querido Noray...
    Yo no se de sonetos, ni de rimas... solo sé que este verbo de ausencia que acabo de leer es tan inmensamente bello como inmensa se siente tu soledad...
    Mil besos a tu alma de mar...

    ResponderEliminar
  10. El cuadro es bellísimo Noray ! y el mar en tus versos , ese mar que llevamos dentro los que nacimos a su lado (que yo soy de mar también)

    Besicos muchos

    ResponderEliminar
  11. Pasión, amor, noche, mar, soledad,
    enredados en este doloroso y bello poema.

    Bravo...!!! Poeta.

    Un abrazo Noray

    ResponderEliminar
  12. vos sos el verbo que da verso a todo lo que observa

    belleza de letras poeta!

    ResponderEliminar
  13. Noray, te envié un correo a la dirección que aparece en tu perfil. Abrazos siempre.

    ResponderEliminar
  14. Bellisimo Jose, ya veo que has puesto el mar de fondo y queda precioso.

    Un abrazote.

    Rocío

    ResponderEliminar
  15. Córcholis Noray, me has dejado con la boca abierta.
    Precioso.
    Muchos besos

    ResponderEliminar
  16. Sublime!

    Si digo mar te pronuncio, así te imagino.


    Van besos al viento.



    M.

    ResponderEliminar
  17. Son unos versos, querido Noray, que nos transmiten tu amor marinero que yo comparto y también, como no, hacia la mujer amada, esta última no compartible.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  18. Bravo...bravo...y bravo,
    me encantó compañero,
    excelso soneto el tuyo...
    me quito el cráneo.

    Un abrazo...y un poema del maestro Alberti
    que me vino a la memoria...

    El mar. La mar.
    El mar. ¡Sólo la mar!

    ¿Por qué me trajiste, padre,
    a la ciudad?

    ¿Por qué me desenterraste
    del mar?

    En sueños, la marejada
    me tira del corazón.
    Se lo quisiera llevar.

    Padre, ¿por qué me trajiste
    acá?

    ResponderEliminar
  19. Que no se agoten los remos, que la mar y la madrugada sigan siendo las cuerdas de la fuerza para llegar hasta donde más sea posible, quizá hasta ella?

    Un soneto, con música, fondo y una esperanza que se aferra aún a los imposibles.

    Muy bello, Anouna

    ResponderEliminar

Inexorablemente, dos somos infinitamente más que uno.