“Soy el que es nadie, el que no fue una espada
en la guerra. Soy eco, olvido, nada.”


JORGE LUIS BORGES

domingo, 10 de octubre de 2010

El olor de un haiku

Requiem por la muerte de un pistilo, 1967 - LUIS MANUEL PASTOR

Nada me queda.
Esta sombría noche
sólo huele a muerte.

25 comentarios:

  1. en ella morimos
    y en cada amanecer resusitamos Poeta

    bello haiku
    besos y buen domingo

    ResponderEliminar
  2. Versos tan bien escritos Poeta.


    Un abrazo
    Saludos fraternos…

    ResponderEliminar
  3. Gran haiku, así que sin pensarlo sigo al hilo:

    La noche apesta
    a pesadumbre sin ti,
    olor a ausencia

    ResponderEliminar
  4. Noray, me permitirías una sugerencia? Un ligero cambio como:

    Nada me queda.
    Noche sombría sólo
    hueles a muerte.

    Disculpa la libertad que me tomo, espero no molestar. Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Por un amor, se pierde el miedo a morir.
    Eres un maestro del haiku.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Todo se pasa.
    La muerte y la vida
    van en pareja.

    Un abrazo, Noray.

    ResponderEliminar
  7. Quiero morir esta noche, en un sueño, para despertar despuès, en la inocencia de tus brazos, cuando despunte el sol...
    Hay distintas maneras de morir...
    En tu haiku, tambien muero pero renazco segundos despues...
    Besos cielo!!!

    ResponderEliminar
  8. No sé que cosa haría sin la belleza de tu palabra.

    La muerte en tus labios me habla de vida.


    Te abrazo poeta del alma.





    MaLena

    ResponderEliminar
  9. Impresionante. Hace reflexionar. Te dejo este, a manera de compañía:

    Huele la muerte
    a silencios y sombras
    que son ausencias.

    Abrazo para ti.

    ResponderEliminar
  10. nada pasa, sino a la eternidad!

    abrazo poeta

    ResponderEliminar
  11. busca detrás de la sombra...y espera.

    abrazos

    ResponderEliminar
  12. El haiku es así. Tú como poeta español(y de los buenos) escribes haikus sobre la muerte, nuestra obsesión histórica, que tan bien se refleja en nuestra literatura. Un abrazo, admirado poeta.

    ResponderEliminar
  13. Es la noche una pequeña
    muerte desde donde
    se renace.

    Un abrazo grande.

    ResponderEliminar
  14. Te quedamos todos al amanecer, no lo dudes, aunque no siempre existan las palabras, el sentimiento está en el eco del latido en el verso del silencio.


    Noray un beso.

    ResponderEliminar
  15. Apyo la moción de José´Baena.
    Abrazo

    ResponderEliminar
  16. Viene al olor de tus haikus y ese pistilo es como la radiografía de esa noche de muerte.
    Admiro tu capacidad de creación en tres versos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  17. Sitetizas en un haikú, toda una vida.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  18. Cuando no queda nada, cuando no queda nadie, cuando no queda más opción que la de morir.., tampoco existe más opción que la de nacer de nuevo
    Bello y contundente
    Felicidades y un beso enorme

    ResponderEliminar
  19. muchas gracias por volver una vez más a mi rincón
    gracias por la lectura y la emoción

    besos para ti

    ResponderEliminar
  20. Como dice Malena, el perfume de tu palabra se vuelve necesario.

    Abrazos,

    ResponderEliminar
  21. muy bueno, amigo, ayer tuve en mis manos un libro de haikus y tankas sobre la muerte según los poetas japoneses y no sé cómo, finalmente no lo compré, supòngo por el motivo que en ese momento no dió pero hoy, esta tarde pensando y ahora leyendo tu haiku, estoy arrepentido, pero bueno.

    un abrazo

    ResponderEliminar
  22. Sí... y si huele a muerte... a veces, huele así y el olor nos traspasa y sobrevivimos... pero sí, huele, huele a muerte.

    Lo que es, es de cualquier modo.
    Laura

    ResponderEliminar

Inexorablemente, dos somos infinitamente más que uno.