“Soy el que es nadie, el que no fue una espada
en la guerra. Soy eco, olvido, nada.”


JORGE LUIS BORGES

viernes, 3 de septiembre de 2010

Yo siempre voy y vengo

A Hubris de Heracles, 2007 - CARLOS BARAHONA POSSOLLO

Jo sempre vaig i vinc
Volo i camino sense ales
Estic morint en un somni

Yo siempre voy y vengo,
me mezclo hasta disolverme por completo
como lo hace el aire en mis pulmones,
como lo hace el agua pura
en mi sangre cansada
cuando me ahogo entre las palabras
que jamás llegaré a pronunciar.

Yo siempre voy y vengo,
solo, lenta, pausadamente,
para acabar desapareciendo
como un frágil azucarillo
entre un sinfín de versos,
a pesar de la fugacidad del tiempo,
en el interior de mi propio silencio.

16 comentarios:

  1. Tú nunca desapareces. Tienes un silencio tan bello, tan conmovedor, tan delicadamente frágil y sensible, que ni siquiera en él te haces invisible.
    Disfruto cada palabra que escribes y te extrañé en la ausencia de ellas.
    Un abrazo, Noray.

    ResponderEliminar
  2. Es por ello que a veces te siento,
    y otras,
    cuando te miro,
    ya no estás...
    Olvidas, que siempre dejas una huella...

    ResponderEliminar
  3. Es la vida un ir y venir,
    hasta disolverse en el tiempo.

    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  4. Yo voy y vengo... pero siempre me quedo con tus palabras...

    Saludos y un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. La última vez que vine a conocer tu blog, por recomendación de Laura caro, te ibas y sentí pena, porque lo que encontré en tu blog me gustó mucho.
    Hoy vengo por Amelia, gracias a tu premio me entero que has regresado.

    Hechas las presentaciones, sólo me queda decir que uno siempre se está marchando de los lugares a los que siempre regresa.
    De todas formas creo que un poeta nunca se va del todo, su voz siempre queda flotando en el aire que él ha respirado.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  6. pues aquí vengo aunque me fuera ayer es como si no mehubiese ido, aquí, amarrado a tu noray

    salus

    ResponderEliminar
  7. Este, tu silencio, dulce, que se siente, y se queda.


    Un abrazo Noray

    ResponderEliminar
  8. Eres noray
    el punto de partida
    y de regreso.


    Como siempre, me rindo ante tus versos.

    ResponderEliminar
  9. Es bueno ir y venir. se aprenden cosas que de otra forma tal vez nunca se observaran....
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Es genial. Me encanta como escribes. Disculpa mis ausencias. Voy a ponerme las pilas ya.No quiero perderme estas maravillas. Yo tambien voy y vengo igual nos encontramos . Besos

    ResponderEliminar
  11. Qué bien ir y venir, Noray, eso es vivir. Y al leer tus versos se nota esa vida en plenitud, pasional, personal.
    Qué placer leerte.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  12. Tú y tus circunstancias. Sólo tú: poeta.

    Un abrazo,

    ResponderEliminar
  13. Perderse en el silencio... Disolverse en uno mismo. Ser la respiración y su compás que adormece y sublima. Ser. Simplemente. Aunque sea transparente la existencia. Llego navegando desde mi Isla a través de Mar Eterno, de Amelia Díaz, ese ser extraordinario que ha merecido tu homenaje. Vengo a agradecértelo y a decirte que es en realidad conmovedora y apaciblemente soberbia esta poesía tuya. Nada falta. Nada sobra. Navegas sobre el verbo y en él te desplazas en esas idas y venidas de tus bojeos por el macromundo y dentro de tí mismo, desde la introspección que motiva la duda como interna e insoslayable rosa de los vientos. Si no tienes inconveniente, te agrego a mi lista de bitácoras. Un fuerte abrazo desde mi Isla virtual.

    ResponderEliminar
  14. Yo siempre voy y vengo, Noray
    No temo a nadie
    Me bebo el fuego del lamento
    Amarro al aire cada sueño
    Castigo al viento, por cobarde…

    Por no saberme llevar a la deriva,
    por no cederme ni un sólo momento:
    aquí en la tierra,
    sobre un suelo que me amarre
    Por hacer que me sienta más libre
    en la fugacidad que duerme junto al sueño
    Por hacerme siempre nube
    y agua cayendo sobre el mar,
    por dejarme el alma blanda y vulnerable
    por tenerme desnuda frente a este mundo,
    que es tan cobarde y tan frío
    como el mismo viento

    Por dejarme frágil y tiritando
    solamente renaciendo en un pequeño universo
    que yo pretendo amarrar aquí en mi espacio junto al aire
    aunque viva ya sin lumbre y sin inviernos
    Tan sólo lluvias y primaveras
    para esta mujer de aire

    Pero tú eres grande, Noray
    Tú te burlas del viento
    Y le bailas cuando vuelas hacia el sol
    Y amarras, cuando regresas,
    tu noray a un puerto sobre la tierra
    Eres perenne a las estaciones
    porque escribes con los ríos
    y con el fuego de tu sangre
    Y gritas vida o muerte o libertad
    Y el cielo llora
    Y el mundo se detiene para escucharte

    Tus versos son caricia y alimento
    Tus sueños son sustento para el aire
    Y no importa tu silencio
    No, no importa, nunca importa
    Porque siempre estás presente:
    en algún sueño secreto de mujer,
    en algún verso,
    en algún lugar de la tierra
    o del mar o del aire.

    Gracias, Noray

    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  15. lo importante
    es que siempre vuelves..
    que estás, y dejas azúcar y miel
    en los labios de quien te pronuncia
    y te bebe.

    eso es lo que cuenta,
    eso es lo bonito.

    permanecer, aunque no estés.

    te abrazo en silencio.

    ResponderEliminar
  16. Voy y vengo y me evaporo entre sueños.

    ResponderEliminar

Inexorablemente, dos somos infinitamente más que uno.