“Soy el que es nadie, el que no fue una espada
en la guerra. Soy eco, olvido, nada.”


JORGE LUIS BORGES

martes, 14 de septiembre de 2010

Entre el sueño y la melancolía

Self-portrait, 1889 – VINCENT VAN GOGH

Me hundo como cada noche
en la espesura del océano,
donde habitan las fauces de la nada,
y percibo como se debate el otro
entre el sueño y la melancolía
en las aristas del tiempo.

Sé que venceré esta batalla
y, cueste lo que me cueste,
aunque me deje la piel a jirones
y me asalten las terribles sombras
en mitad del vacío al amanecer,
sé que volveré a sonreír de nuevo.

10 comentarios:

  1. Volver a sonreír...aunque cueste esa piel y esos versos que tu derramas, tan tristes y tan bellos como el más maravilloso poema de adios jamás escrito y que leo casi simultáneamente con el tuyo.

    Qué poco queda para conocerte, POETA!!!
    Estoy emocionadísima.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Busca mi querido Noray, ese lugar donde descansar... una sonrisa puede surgir de un simple lugar donde hallar paz...
    Besos cielo!!!
    Que melancolia me dio leerte!!!

    ResponderEliminar
  3. Versos cautivadores que envuelven la nostalgia y la esperanza, de un ser romántico con ansias de futuro....

    Un abrazo querido noray

    ResponderEliminar
  4. El convencimiento de la victoria es el primer paso para alcanzarla. Claro que volverás a sonreír. Tú lo sabes y nosotros, los que te leemos, también.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Todo un manantial de poesía brotan de tu blog.. poeta..

    Un agrado inmensos leerte siempre...


    Un abrazo
    Saludos fraternos..

    ResponderEliminar
  6. Tú sabes que hay fuerza
    suficiente para vencer
    en ese debate,se hallará
    la luz que espante la oscuridad
    y se volverá a sonreír.

    Un cálido abrazo Noray

    ResponderEliminar
  7. A veces la sonrisa se convierte en un cubito de hielo, pero cuando menos se espera, sin saber por qué, aparece el sol en lo más alto y nace una primavera.

    ResponderEliminar
  8. Sonreír de nuevo, a pesar del tiempo, del silencio y de las fauces. Visceral y líricamente conmovedor. Abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Qué sería del mundo sin la luz de tus versos,
    sin la calidez de tu sonrisa...

    ResponderEliminar
  10. Tarde o temprano...venceremos...
    mientras sigamos escribiendo ciertas palabras en nuestros versos...
    palabras que son más que palabras...que sentimos en lo más hondo...y las vivimos en lo cotidiano...

    un abrazo

    ResponderEliminar

Inexorablemente, dos somos infinitamente más que uno.