“Soy el que es nadie, el que no fue una espada
en la guerra. Soy eco, olvido, nada.”


JORGE LUIS BORGES

jueves, 30 de septiembre de 2010

Agoniza septiembre entre nubes

Le Palais des Doges, 1881 - PIERRE AUGUSTE RENOIR


Agoniza septiembre entre nubes,
reescribiendo palabras indescifrables
a medida que avanza la noche,
y me adormezco con extraña placidez
mientras escucho y disfruto cada nota
del cuarto movimiento de la Quinta de Mahler.

Evoco la discusión filosófica de Mann,
desmenuzando la belleza en la mirada
del malogrado Gustav Aschenbach,
sentado en su silla frente al mar Adriático,
cuando la inalcanzable juventud de Tadzio
comenzaba a desintegrar su propia vida.

Recuerdo cada uno de los rincones
de extraordinaria belleza de la Venecia
que en tantas ocasiones he callejeado,
desde los pintorescos campiellos interiores
al Ponte Rialto sobre el Canal Grande,
y sentado en el Café Florian de San Marcos.

Muere septiembre
y se cuajan todos los silencios
en esta sinfonía, sin más algazara
que los labios ardientes de esta rosa
que sostengo entre mis manos,
reflejándome en el espejo
de un nuevo crepúsculo
al tiempo que un secreto azul
se arrulla en el fondo de mi mirada.


Campiello: Nombre que se da en Venecia a las Plazas que se encuentra en medio de varias casas y donde convergen varios caminos.

17 comentarios:

  1. ¡¡¡FELIZ DÍA DEL MAESTRO¡¡¡

    Y Renoir en el PRADO..ejje

    BESOTES

    ResponderEliminar
  2. Unas reflexiones muy bellas, enmarcadas en un poema íntimo y profundo. ¿Qué hacer con todos esos conocimientos que afloran en los momentos de descanso?. Un abrazo, maestro.

    ResponderEliminar
  3. El recuerdo de las cosas bellas hace crecer la inspiración y el deseo de sacar lo más profundo que hay en nosotros. Y Venecia lo hace, sin duda.
    Ahora, tras leer tu poema, la he vuelto a recordar y sentir, mientras mis pies la vuelven a pasear y mi yo, la añora.
    Besos

    ResponderEliminar
  4. Qué poder tienes en tus versos, Noray!!!
    Me has trasportado automáticamente a callejear Venecia...y, con los ojos cerrados, volar entre las notas esa sinfonía.

    Gracias por este rato maravilloso, poeta sublime.

    ResponderEliminar
  5. Es, sencillamente..
    una explosión de sentimientos y recuerdos..
    Cuánta belleza Noray!
    Cuántas cosas puedo compartir contigo a través de estos versos..

    Te abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Las calles llevan todos los recuerdos de todos a la vez; la música, la lectura... ¡ Cuántos placeres juntos enlazados en bellas palabras!
    Un beso, Noray.
    Nunca me defraudan tus versos.

    ResponderEliminar
  7. Se nos muere septiembre entre las nubes, pero hoy su muerte es más hermosa y dulce que otros años, porque lleva prendido el aroma de tus versos y el recuerdo de esa melodía de Mahler.

    Besos, para un octubre repleto de sueños y versos nuevos...

    ResponderEliminar
  8. siempre me ganas con tu elección de música y pintura (ufff Renoir hoy), decirte que me perdí en la última estrofa y volé ;)

    Besicos

    ResponderEliminar
  9. Yo solo puedo decirte que no conozco Venecia... pero siempre me enseñas cosas de alguna manera u otra...
    Como te digo siempre... contigo aprendo y que grata manera de aprender!!!
    Besos cielo, maravilloso escrito el de hoy (Das cátedra) No lo dudes...!!!

    ResponderEliminar
  10. Buenos ingredientes para una buena poesía que emerge de la música,del paisaje veneciano,de una rosa y un arómático café.En suma:una conjunción de estímulos sensoriales.

    Saludos desde Chile

    ResponderEliminar
  11. Música, poesía, filosofía, arte, geografía, historia, arquitectura... Todo en un edificio de versos que más que un museo, es un laboratorio de vivas imágenes donde todo muta, poéticamente, a la perfección. Y tu sello, insoslayable. Leyendo este poema tuyo me sentí culto y privilegiado, en más de un sentido. Fuerte abrazo, Noray.

    ResponderEliminar
  12. Vengo a dejarte un abrazo
    desde esta hermana tuya
    llena de blancos, azules
    y esmeraldas.
    No tengo tiempo para comentar.

    Un beso desde Lanzarote

    ResponderEliminar
  13. Bella prosa poética, paseando por momentos de la historia de la cultura que enmarcados en esa vieja Venecia, nos sumen en una bella meditación...un abrazo desde azpeitia

    ResponderEliminar
  14. Muere septiembre y en tu prosa encuentra una belleza evocación.

    Amo a Mahler, Venecia, todo lo que decanta tu palabra.


    Besos van entre canales.



    M.

    ResponderEliminar
  15. Con esta exposición poética tuya, has conseguido que todavía me guste más el otoño, y me has despertado unas enormes ganas de conocer Venecia. Preciosa, también, la música que lo acompaña.
    Besos, Noray.

    ResponderEliminar
  16. "en San Marcos las palomas seguirán soñando,
    y el aroma del salitre será un fugaz recuerdo al viento
    frente a un mar que me mirará desde el azul absorto,
    en inabarcable tregua de silencio y tiempo"

    Jo, me recordarste Venecia y esto que escribí hace algún tiempo, ay esa melancolía.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  17. Qué profunda emoción recordar el ayer...
    Venecia y su puente de los suspiros, su Gran Canal, la Plaza de San Marcos y las tipicas gondolas.
    Qué romantica, insolita y bella composición, tanto como tu evocación.
    ¡Que nos dure muchos años el disfrute de ambas!
    Un beso Noray

    ResponderEliminar

Inexorablemente, dos somos infinitamente más que uno.