“Soy el que es nadie, el que no fue una espada
en la guerra. Soy eco, olvido, nada.”


JORGE LUIS BORGES

viernes, 2 de julio de 2010

Soy lo que divisa mi mirada


Incendio y fuego de noche, 1793 - FRANCISCO DE GOYA

Mis ojos cegados por el tiempo
contienen todas las aguas del océano,
abarcan las infinitas luces
y alumbran las mil respuestas
que han quedado flotando en el viento.
Soy lo que divisa mi mirada,
sin más gozo que mi silencio,
sin más dolor que mi palabra,
aunque sigan ardiendo preguntas
en el eterno fuego del abismo.

12 comentarios:

  1. Eres grande, Noray.
    Tus ojos contienen todas las aguas del océano y tu corazón los más bellos sentimientos del planeta.
    Llegas muy dentro con tus poemas.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Fantástico poema. Fantástica de3scripción de quien sientes que eres. Eres genial poeta. Abrazos

    ResponderEliminar
  3. sos fiel testigo del escenario que te rodea. siempre confío en vos, en tus versos.

    Abrazos

    ResponderEliminar
  4. Y quién tiene más respuestas que preguntas? Lo bueno es poder expresarlo así de bien, un abrazo

    ResponderEliminar
  5. SEguro que lo que divisan tus ojos es tremendo, como tremenda será tu mirada entonces.
    Beso para ti y feliz fin de semana.
    STEKI.

    ResponderEliminar
  6. En el eterno fuego del abismo reside la vida

    ResponderEliminar
  7. Wonderful
    work
    good
    sources
    of
    Inspiration

    ResponderEliminar
  8. Y lo que no divisa también eres Noray.
    Todos, somos en los otros.
    Lo que no hay duda de que seas es un gran poeta, con una sensibilidad exquisita, rara de encontrar.
    Un fuerte abrazo vacacional

    ResponderEliminar
  9. Todos somos lo que queremos ser....


    Saludos y un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Cada poema tuyo es un latido, un estremecimiento, una pausa de aire en los pulmones...

    Qué gran POETA eres, Noray!!!

    Con cariño y admiración, un beso.

    ResponderEliminar
  11. Ey Noray, fantástico, me ha encantado, un abrazo de tu amigo.

    ResponderEliminar

Inexorablemente, dos somos infinitamente más que uno.