“Soy el que es nadie, el que no fue una espada
en la guerra. Soy eco, olvido, nada.”


JORGE LUIS BORGES

lunes, 19 de julio de 2010

Se evapora de nuevo el mar


Portrait of Henrietta Moraes on white ground , 1963 - FRANCIS BACON

Se sumerge la existencia
en el mercurio del tiempo.
El frágil vientre desnudo
de una tierna azucena herida
destila, entre silencios y sollozos,
un río de arcillas perfumadas
en el aire del océano al amanecer.
En mis estériles ojos,
perdido ya en el sueño
de tus ardientes sábanas,
se evapora de nuevo el mar.

11 comentarios:

  1. se evapora en la estival estación
    de este lado simplemente se congela jajaj

    buena semanita

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. del mar.. a los ojos..
    y de los ojos..
    con estas lágrimas..
    de nuevo al inmenso mar..

    te abrazo ad infinitum.

    ResponderEliminar
  4. Volverá a llover y el mar volverá a ser mar. Así es siempre.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Es dulce y preciosísimo, Noray…
    Y sí se evapora el mar, se hace nube sobre el cielo...
    Y cielo esponjoso y blando sobre el océano inmenso, se hace lluvia y libertad y viento y hasta el arrecife llega para derramarle poemas, cuando hasta el mismo azul del mar se ha evaporado frente a tus ojos.

    Un beso, Noray

    ResponderEliminar
  6. Ya no hay mar, queda la silente espera de una azucena.
    Hermoso y tierno como tù sòlo sabes hacerlo.

    ResponderEliminar
  7. Es hermoso como escribes. Con una sensibilidad que muchos quisieran.Un abrazo

    ResponderEliminar
  8. Sublime poema, siento el sonido del mar, la evaporación de los cuerpos.

    Noray, poeta, sos maravilloso.


    M.

    ResponderEliminar
  9. Estío que evapora
    el río,
    sube al cielo
    el llanto,
    dulce la vuelta
    que todo reverdece.

    (Las pinturas de Francis Bacon
    impactan)

    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  10. Sueños perdidos
    de sábanas ardientes.
    El mar se seca.

    Una abrazo.

    ResponderEliminar

Inexorablemente, dos somos infinitamente más que uno.