“Soy el que es nadie, el que no fue una espada
en la guerra. Soy eco, olvido, nada.”


JORGE LUIS BORGES

martes, 13 de julio de 2010

Las luces del silencio

Luces del silencio - MARTA CELLA

No me queda sangre
en este silente cuerpo,
mi piel, hecha jirones,
desnuda hoy mi alma.
-
Ya se diluyeron todas las células
en la última noche de plenilunio
y sólo permanece tu sombra
en el alféizar de mi ventana.
-
Quizás alguna mañana,
cuando despunte el alba
entre las luces del silencio,
tu sombra se torne crisálida.

10 comentarios:

  1. Volverá la luz como la que ilumina tus poemas.

    Un abrazo,

    ResponderEliminar
  2. Quizá alguna mañana...mientras tu poesía nos llena a todos de luz y belleza.

    Besos enormes, Noray.

    ResponderEliminar
  3. lloverán lágrimas sobre el amanecer..

    abrazos

    ResponderEliminar
  4. El alma se desnuda al alba
    mientras la sombra
    se torna crisálida.

    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  5. Más allá de la ventana y de las sombras y de las crisálidas en formación, existe un mar inmenso y un horizonte por explorar en un velero de calma y tiempo.
    Muy buen poema, como todos los que escribes.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Seguro que esa sombra se tornará Crisalida.
    Tu no vienes, yo sì.
    Hay que dar y no esperar a cambio.

    ResponderEliminar
  7. Ausencias, distancia, soledades, que han dejado un intenso dolor que hace diluir hasta la materia; y ese cuerpo que antes también era, es ahora una promesa de lo que fue, con la esperanza de que vuelva a ser.

    Hermoso, delicado, profundo, intenso, sincero poema.

    Muchos abrazos, Anouna

    ResponderEliminar
  8. Quizás también la crisálida sea un día la mariposa, que te dibuje bellos sueños...

    Besos

    ResponderEliminar
  9. ¿Qué tiene la noche que alarga su mano sobre el amanecer?
    Depúralo un pelín más y será perfecto.

    Besos,
    Laura

    ResponderEliminar

Inexorablemente, dos somos infinitamente más que uno.