“Soy el que es nadie, el que no fue una espada
en la guerra. Soy eco, olvido, nada.”


JORGE LUIS BORGES

martes, 6 de julio de 2010

Eterna fuga


Tempus Fugit - EKATERINA TKATCHEVA

Somos eterna fuga
entre los velados espejos
donde pasa veloz la vida
para ser imagen de la muerte.

Allí en la primitiva génesis
de la endeble existencia,
en el infinito y sepulcral vacío,
volvemos a la matriz de la tierra.

13 comentarios:

  1. Excelente retrato de lo que somos, de lo fugaz de nuestra existencia. Tan solo nos cabe aprovecharla.

    Un abrazo,

    ResponderEliminar
  2. absolutamente certero
    somos una quimera bípeda Poeta

    beso

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  4. Somos fugacidad
    en la vida,
    aprendices
    de la muerte.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Más que a morir suena a desnacer.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. somos semilla en la tierra. Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  7. Me encanta. La vida como viaje de regreso a la muerte.
    Venga. ¡A disfrutarla!
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Eterna fuga.
    Algo de eternos teníamos que tener.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  9. Nacemos con la única obligación de irnos.
    Abrazotes.

    ResponderEliminar
  10. Quizá sólo pueda amarte un instante
    pero ese segundo fugaz
    será para toda la vida.

    Tempus Fugit,
    Memento Vivere!

    Ad Infinitum.

    ResponderEliminar
  11. todo vuelve y se disuelve, el ciclo de conversión

    un abrazo

    ResponderEliminar
  12. Hola poeta, todo tan fugaz y tan efímero. Habrá que agarrarse a un Noray para que no nos arrastre la cotidianidad.
    Hoy vi ésto y me acordé de ti: http://365palabras.blogspot.com/2010/07/noray.html

    ResponderEliminar
  13. Qué bien esa contraposición entre las dos estrofas. Por un lado, lo abstracto y falso del espejo, la dualidad sostenida a duras penas con una realidad que se nos escapa. Y por otro, la rotunda figura de la muerte y el arraigo a la tierra.

    Besos.
    Laura

    ResponderEliminar

Inexorablemente, dos somos infinitamente más que uno.