“Soy el que es nadie, el que no fue una espada
en la guerra. Soy eco, olvido, nada.”


JORGE LUIS BORGES

lunes, 28 de junio de 2010

Basta una sola palabra

Libertad de espíritu ,1948 – RENÉ MAGRITTE

Sólo basta una palabra tuya
para volver a romper mi silencio
y regresar a ser la noche ardiente
en tu aurora florecida.

Basta una sola palabra
para quebrantar mi largo exilio
y retornar, aunque sea por última vez,
a la fértil morada de tu pecho.

15 comentarios:

  1. Basta una sola palabra.
    Un siempre,
    un ojalá.

    Te abrazo,
    Ad Infinitum.

    ResponderEliminar
  2. Sólo con tus palabras basta.

    Un abrazo,

    ResponderEliminar
  3. Tal será el poder de esa sola palabra.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Rompe el silencio no esperes mas.

    Saludos

    ResponderEliminar
  5. En el silencio del desamor ...¡ una palabra es tanto!
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Una palabra en la comisura de los labios, que quizá sea capaz de desviar el rumbo de los días.
    Precioso poema, por demás sentido.
    Maravillosa la elección de esa pintura. Magritte siempre en la frontera del ser o no ser, supongo que por eso me gusta tanto.
    Un saludito!

    ResponderEliminar
  7. he suspirado poeta, maravillo el poema
    "retornar, aunque sea por última vez,
    a la fértil morada de tu pecho"

    abrazo!!!!!!!!!

    ResponderEliminar
  8. Eso va a ser demasiado poder para administrar...

    Un beso.

    ResponderEliminar
  9. Una sola palabra tuya y yo me conmuevo.


    Te abrazo poeta .


    M.

    ResponderEliminar
  10. Una sola palabra para ser feliz...aún después de ella.

    Un beso

    ResponderEliminar
  11. Basta una palabra para romper las corazas...

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Esa palabra con la que sigues creando.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  13. Y si el silencio persiste, que hable la mirada.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  14. Solo una palabra y se llena el aire de versos
    Cálido abrazo

    ResponderEliminar

Inexorablemente, dos somos infinitamente más que uno.