“Soy el que es nadie, el que no fue una espada
en la guerra. Soy eco, olvido, nada.”


JORGE LUIS BORGES

martes, 8 de junio de 2010

Aquel árbol de la nada


Tree lover, 2002 - ANTHONY ACKRILL


Aquel árbol de la nada
del que llegamos a ser corteza,
casi sin saber que eran las raíces
las que lo sostenían en pie,
que eran los silencios de estrellas
los que concebían nuevas palabras.

Aquel árbol de la nada
que un día cubrió con su ramaje
la luz de nuestro jardín de sueños,
cuando nacía cada día la noche
y bramaba dentro de mí el océano.

Aquel árbol enraizado en la memoria
vuelve hoy a florecer.

15 comentarios:

  1. Aquel árbol de la nada es flor de almendro en tus versos.
    Mientras tanto yo te beso en mi recuerdo

    ResponderEliminar
  2. Que no deje nunca de florecer y volver a florecer:
    Eso es la vida. Que siendo tú corteza te des cuenta de que eras antes raíz y tallo y que la nada no existe, porque la llenas tú con tus palabras.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. ser árbol Poeta, que bello
    la savia te habita y te recorre
    tu verbo germina y horada la tierra
    fecunda tu semilla
    y en tu copa se bebe la vida

    besos:)

    ResponderEliminar
  4. Noray, la forma en que resuelves la vida es envidiable, vengo a respirar el viento que regocijas,

    hasta luego, abrazos

    ResponderEliminar
  5. Un árbol sale de la nada y acaba siendo majestuoso. A algunos hombres les ocurre lo mismo y a otrs, justo lo contrario...
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Nunca es tarde para florecer... A todo anochecer, le sucede un despertar.

    Un Abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Para poetas, tú, amigo Noray. Me asombra tu capacidad de creación, en cantidad y calidad. Eres una fuente inagotable de buenos y hondos poemas. Un saludo ab imo pectore.

    ResponderEliminar
  8. Se fue la noche y el día llega, un árbol que florece en las bellas palabras de tu poema.

    Saludos

    ResponderEliminar
  9. Qué lindo cuando los árboles florecen. Por acá ya se están pelando todos. :-(
    Bello tu poema, Noray.
    Molts petons.
    STEKI.

    ResponderEliminar
  10. Cuando los silencios conciben las palabras, éstas se cargan de profundidad y florecen en poesía como la que tú escribes: cargada de delicadeza y sabiduría.

    Besazo.

    ResponderEliminar
  11. El árbol de la nada que florece. La nada adquiere aquí una nueva dimensión. Nunca vi algo igual. Casi raya lo filosófico.

    Un beso,
    Laura

    ResponderEliminar
  12. Arbol bien enraizado
    se mantendrá bien
    en pie.

    Un gran abrazo

    ResponderEliminar
  13. Son preciosos tus poemas, estoy feliz de haber llegado hasta aquí...
    Este árbol de la nada es muy hermoso, porque lo contiene todo en su esencia.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  14. Escribes maravillosamente.Con una sutileza especial.un abrazo

    ResponderEliminar

Inexorablemente, dos somos infinitamente más que uno.