“Soy el que es nadie, el que no fue una espada
en la guerra. Soy eco, olvido, nada.”


JORGE LUIS BORGES

jueves, 27 de mayo de 2010

Ser el río de tu silencio

Espiando la habitación de Francis Bacon, 2008 - HUGO MARTÍNEZ LÁZARO

Hay tantos universos dentro de ti
que no puedo aprenderme de memoria
la inmensa geografía de tu cuerpo.

Necesito palpar la radiante luz
que prende en tu oculta mirada
para descubrirme solo de nuevo.

Son demasiadas las aguas
que mueren ya en mi océano
y yo deseo ser el río de tu silencio.

10 comentarios:

  1. A veces, los silencios "hablan" más que las palabras.

    Un Abrazo

    ResponderEliminar
  2. Los tres primeros versos son magníficos. Y "para descubrirme solo de nuevo" es de una profundidad que cala.

    Un abrazo,

    ResponderEliminar
  3. Tu versos me encandilan... sobrios,elegantes, intensos.

    Abrazos,

    ResponderEliminar
  4. Una belleza, otra vez Noray. Que el mundo se llene de esto hace falta...
    Cariños!

    ResponderEliminar
  5. Guuuaaauuu, qué preciosidad...
    Qué divino de la muerte...
    Eres genial Noray, todo un poeta verdadero.
    No pares nunca de escribir, el Mundo te lo agradecerá y yo podré disfrutar con tus versos.
    Tu fiel admiradora

    ResponderEliminar
  6. Querido Noray-
    He tenido problemas con el ordenador, no sabes como he encontrado a faltar tu blog.
    Quizá siempre te diga lo mismo, pero me gusta leerlos en voz alta, me dan paz y a veces añoranza, pero siempre me hacen soñar.
    Besos.

    ResponderEliminar
  7. …en el silencio la mirada habla sin necesidad de palabras, en ese mar nos descubrimos y lo convertimos en océano…


    Un cordial saludo

    ResponderEliminar
  8. sencillamente hermoso tu silencio,

    Noray que gusto haberte encontrado en este mundo bloguero

    ResponderEliminar
  9. En la memoria
    un océano de
    de sentimientos.

    Un gran abrazo

    ResponderEliminar
  10. "río de tu silencio"
    ¿Se puede decir más con cuatro palabras?
    Esos tres últimos versos son poesía pura. Invertir el proceso. De ser poseedor del océano en donde mueren los ríos, a ser río de ese silencio.

    Es un guiño al romanticismo y eso siempre se agradece.

    Besos.
    Laura

    ResponderEliminar

Inexorablemente, dos somos infinitamente más que uno.