“Soy el que es nadie, el que no fue una espada
en la guerra. Soy eco, olvido, nada.”


JORGE LUIS BORGES

sábado, 8 de mayo de 2010

Mar y océano

Das meer II, 2005 - HELMUT DITSCH

Tu mar es la voz del océano
que unge y lustra mi cuerpo
al adentrarse en la noche
y desde el fondo de tu silencio
me envuelve y me llama.

Mi mar es el eco de tu océano,
de limpias espumas blancas,
y al incendiarse de nuevo el alba
vuelvo a ser como un jameo,
abierto a la luz, rebosante de lava.


* Jameo: parte de un tubo volcánico de la que se ha derrumbado el techo por el peso o a causa de la acumulación de gases y tras lo que suele quedar una oquedad circular y abierta a la luz.

19 comentarios:

  1. El mar tiene algo, además de agua... creo que es medicina para muchos males, es remedio para muchos problemas...

    ResponderEliminar
  2. Mares y océanos en el corazón.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. ¡La fuerza de la naturaleza ruge con esplendor! Maravillosos versos, poeta. Abrazos.

    ResponderEliminar
  4. En el mar se juntan
    voz y eco
    entre las espumas
    blancas
    y el sentir
    en el silencio.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. El mar y la lava, una mezcla tan explosiva como el mismo amor.

    Besos

    ResponderEliminar
  6. Maravilloso, con esa fuerza increíble que solo vos tenes en tus letras, abrazo!

    ResponderEliminar
  7. Amigo, siempre tienes fuerza para poetizar las sensaciones: la diferencia -y similitud- entre el mar y el océano, el incendio -en una tierra de volcanes- Y el jameo -muy propio-, por supuesto. Hay agua y fuego en tu poema. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Cómo me gusta! Además volvemos a coincidir en el tema que nos inspira, aunque hablemos de cosas diferentes, porque en el Blog de Chaconi y con el permiso de él, acabo de dejar un poema que también habla del mar...

    Qué recuerdo más lindo los jameos y qué buena combinación has realizado, Noray.

    Besotes.

    ResponderEliminar
  9. Ayyyyyyy, el mar... ese mar del que estás enamorado.
    El aroma del silencio sobre sus olas cabalga, después de leer tus versos, se aleja... hacia ese mar que lo reclama.
    Besitos

    ResponderEliminar
  10. Me encanta como escribes. Un abrazo

    ResponderEliminar
  11. El mar ese mar que nos eleva los sentimientos y nos purifica el alma.

    Un abrazo Noray.

    ResponderEliminar
  12. El mar me produce siempre la misma emoción que el campo. Recuerdo la anécdota de dos escritores que paeaban por las calles del Madrid antiguo enfrascados en una conversación profunda. Sin darse cuenta fueron llegando al antiguo viaducto, desde el que se podía ver el campo inmenso que rodea la ciudad, De repente uno de ellos le dijo al otro:¡ cuidado, amigo...el campo.!

    ResponderEliminar
  13. Maravilloso ese vaivén entre la voz y el eco del impetuoso mar que alberga la más bellas y azules pasiones hasta convertirlas en erupciones.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  14. Mar, fuego, pasión, calma... sosiego.

    Un Abrazo.

    ResponderEliminar
  15. Extraño tu mar y tú me lo acercas.
    Beso para ti, amigo.

    ResponderEliminar
  16. La tierra no siempre acaba cuandl llega el mar... hay barcas para seguir...


    Saludos y un abrazo

    ResponderEliminar
  17. El mar, pequeño; el océano, inmenso; y el jameo, la grieta por la que revienta la pasión. Es un poema con unas imágenes muy potentes que succionan al lector en el punto y final.

    Un beso.
    Laura

    ResponderEliminar
  18. Jooo...me ha calado muy dentro...esa sensibilidad, esa pasión, ese mar...y los recuerdos de los jameos en más de un viaje a Canarias...

    Un poema hermoso, Noray.

    ResponderEliminar

Inexorablemente, dos somos infinitamente más que uno.